BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90
banner-728x90 (1)

Tiendas ‘El Barato’ en Valencia. Compra y venta, saldos, oportunidades al alcance popular

Gran Barato Los GatosMás parecidas a Galerías Martín y menos a la exclusiva Loewe, esta clase de tiendas, con el título de “Barato” aparecieron a principios del siglo XX. Se pretendía dejar claro que eran establecimientos donde se podría encontrar confecciones a precios asequibles, de auténtico saldo. Fueron los años 20 y 30 las décadas de mayor popularidad en esta clase de tiendas.

Se pretendía dejar claro que eran establecimientos donde se podría encontrar confecciones a precios asequibles, de auténtico saldo.

Una de la de más permanencia fue El Barato Valenciano, en la calle de la Abadía de San Martín, nº 6. Aunque tenía toda clase de confecciones se especializó en trajes de comunión y de duelo, como anunciaban. A partir de la II República y el aumento de la conciencia regionalista cambió su título por El Barat Valencià. Era la época en que surgieron en el barrio de El Carme El Barato Obrero de la calle Alta, nº 13, dirigido a las clases más populares, el Barato de San Jaime, en la calle Baja, nº 6 y el Barato del Carmen, en la plaza de Na Jordana, nº 4, establecimiento que permanecería hasta finales de los años 70.El Barat Valenciá. 1935


Una de la de más permanencia fue El Barato Valenciano, en la calle de la Abadía de San Martín, nº 6. Aunque tenía toda clase de confecciones se especializó en trajes de comunión y de duelo, como anunciaban
.

En El Barato de las Fuentes, se veía en la calle de las Fuentes, 5 ((entre las plazas de Cajeros y Porxets), especializado en tirantes y guardapolvos para la clase trabajadora. Se hallaba muy cerca Baratos de Gracia, en el nº 34 de la calle de Gracia, una de las casas con más antigüedad y permanencia. En 1922 ofrecía trajes a medida por 55 pesetas.

El Barato de la Purísima se hallaba en la calle de Palafox, tienda especializada en pañería, lencería y pañuelos de diario, a uso de las huertanas.

Pay-pay del Barato de San Jaime. Años 40El Barato de la Purísima se hallaba en la calle de Palafox, tienda especializada en pañería, lencería y pañuelos de diario, a uso de las huertanas. El Barato Catalán se hallaba entre dos calles, la de Adressadors y San Gil (casa de cinco pisos). El Barato de Cerrajeros y El Barato de la Bolsería, tienda de calzados, en la calle de su título. El Gran Barato de San Juan en la calle del Molino de Na Robella, nº 9. El Barato Saguntino, trajes de caballero y niño, en la calle de Sagunto, nº 84.

El Barato de la Purísima se hallaba en la calle de Palafox, tienda especializada en pañería, lencería y pañuelos de diario, a uso de las huertanas.

Una de las tiendas más populares fue la conocida como de los Gatos o Gran Barato los Gatos, de la plaza del Mercado, 83 y 85. Este establecimiento, propiedad de Luis Feliu, llegó a “forrar” uno de los tranvías anunciándose como: Almacenes El Piso y Los Gatos son los más baratos.

VLC Noticias | Redacción

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

3 Responses to "Tiendas ‘El Barato’ en Valencia. Compra y venta, saldos, oportunidades al alcance popular"

  1. Pingback: Anónimo

  2. Javier Luna  20 de junio de 2014 at 13:12

    Añoranzas del pasado sujetas a circunstancias mercantiles de la época son relatadas por Rafael Solaz de modo curioso y pormenorizado.
    Publicidad simple y efectiva a la puerta de los establecimientos para atraer a la potencial clientela y clientes/as deseosos/as de encontrar el género que buscban a precio económico. Con los matices diferenciadores según las épocas, no deja de ser el principio fundamental que rige la ley de la oferta y la demanda.
    Barato, término que define con innegable claridad y absoluta contundencia una realidad a la que hay que ajustarse cuando las limitaciones económicas personales o las circunstancias sociales del momento así lo requieren.
    Y, cualquier parecido con la realidad en el caso concreto que nos ocupa, no es pura coincidencia.

    Responder
  3. Julio Cob  20 de junio de 2014 at 22:52

    La oferta y la demanda han regulado de siempre el mercado y si el comprador necesita ajustarse a su presupuesto, la búsqueda de llamar la atención al cliente con eficacia, ha sido una constante. La osadía de la tecnología ha invadido nuestra intimidad, se ha apoderado de nuestro espacio vital y la necesidad de comprar entra en nuestras vidas sin percatar su presencia. Con la malignidad de un virus insaciable. Pero no siempre ha sido así.
    Si en la actualidad nadie duda de que lo barato sale caro -pese a que no nos queda más remedio que acudir a las tiendas de chinos- hubo un tiempo en el que tan mágica palabra tenía su particular efecto.
    ¡Barato, barato!. Sonaba a bueno. Durante años dejó de ser un adjetivo para mutar a nombre propio con mayúsculas, al que se acudía a su reclamo en el frontal de las tiendas mas populares en la Valencia comercial.
    Rafael Solaz transita por aquella Valencia provinciana y feliz, y nos ilustra de la forma que sólo él sabe hacerlo. Retratando con todo lujo de detalles los comercios con su común denominador: ¡Barato!

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.