728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

Nadie quiere ser Andreas Lubitz

jose-antonio-palaoJosé Antonio Palao Errando
Profesor del Departamento de Ciencias de la Comunicación de la  Universitat Jaume I de Castelló

Para Shaila García Catalán, que lleva más de una década dándome qué pensar

Hace unas cuantas semanas, todos queríamos ser Charlie. Esta última, nadie ha hecho pegatinas y camisetas, pero todos llevamos escrito en la frente, mientras escrutamos con sospecha nuestro alrededor, Yo no soy Andreas Lubitz. Ya sabemos cómo va esto. Cada vez que hay un tenebroso atentado, una opaca catástrofe, los medios hacen proliferar las imágenes,  los relatos, las opiniones de los expertos, intentado vacunarnos contra el terror con esa gran enemiga de la verdad que es la certeza. Es eso que algunos llaman el Síndrome CSI y que se ha convertido en uno de los estigmas de nuestra cultura: la repugnancia a lo contingente, el terror a lo que no se aviene al principio de razón suficiente, esto es, a lo azaroso de cualquier vida. No deja de ser curioso, para más inri, que las animaciones infográficas que hemos visto esta semana, construidas para suplir la falta de evidencias, con el comandante del vuelo aporreando desde fuera la cabina de los  pilotos, fueran especialmente cándidas,  toscas, paleodigitales. Tenían ese grano y ese aroma a pixel primitivo que me ha recordado inevitablemente a las que se proliferaron hace más de veinte años para intentar dilucidar de una vez por todas, en el treinta aniversario de su asesinato, cuántos tiradores habían disparado a John F. Kennedy. Mientras tanto, en la pantalla fílmica, más solvente en lo visual, Forest Gump, el otro mito demócrata de los 90, le estrechaba inopinadamente la mano. Cosas de la continuidad y la consistencia del raccord.

…todos llevamos escrito en la frente, mientras escrutamos con sospecha nuestro alrededor, Yo no soy Andreas Lubitz.

¿Soy acaso el único al que la imagen reiterada del maratoniano Andreas Lubitz, al que casi todas las fotos  que se han difundido esos días lo muestran corriendo, le sugiere una especieo de versión  neoliberal post-11S del personaje de Zemeckis? A mí, su imagen de runner con gorrita, no ha podido dejar de recordármelo. Porque, si Forrest Gump –al igual que Homer Simpson, otro invento de los primeros 90- era un doble satírico del americano medio, este mortífero Andreas, con su gorrita hipercompetitiva, casi parecía un doble del doble, una refracción al cuadrado, una caricatura sangrienta del ciudadano medio.

Ya lo sabemos. Cuando hay un atentado, los saberes de occidente se cierran en lo epistémico y en lo político: ¡redoblemos la seguridad, encaucemos convenientemente el odio! Un terrorista suicida ya es en sí un reto para la propagación ideológica del capitalismo, porque es un pliegue paradójico muy difícil de asimilar para nuestra cultura, que supone que la supervivencia es el bien sumo. Por eso, alguien que proyecta sus creencias más allá del bien para su cuerpo, queda connotado como mártir. Como aseveraba a principios de siglo el psicoanalista Jacques-Alain Miller respecto los que perpetraron el 11S, un terrorista suicida participa de cierta naturaleza angélica al despreciar de tal modo su encarnadura viviente. Y, por eso mismo, cuesta un esfuerzo suplementario, respecto al enemigo clásico, cumplir con la tarea de odiarlo y denostarlo.

Pero bueno, al menos, el yihadista puede ser objeto de oprobio por su fanatismo ideológico. Y eso tiene su vertiente práctica. Al yihadista no le importa morir, pero, por fortuna, le importa matar y que su masacre tenga el máximo de repercusión mediática. Y, con la lógica del espectáculo mortífero, el capitalismo global se las sabe entender bastante bien: hay medidas de seguridad posibles. De modo que, en estos inicios del siglo XXI, viajar en avión se ha convertido en una práctica ominosa para el pasajero: precarizado, blanco de la sospecha masiva, desnudado, registrado, reducido a un cuerpo que es mirado como el resto insignificante de una posible operación de inmolación masiva… Yo siempre digo que, de aquí unas décadas, se verá el ritual de seguridad por el que pasamos los usuarios del tráfico aéreo en nuestra época como hoy consideramos la entrega de los cristianos a las fieras en el Coliseo, como las justas medievales, los combates de gladiadores o el canibalismo: como una de las cimas litúrgicas de la infamia y de la miseria de la irracionalidad humana.

…de aquí unas décadas, se verá el ritual de seguridad por el que pasamos los usuarios del tráfico aéreo en nuestra época como hoy consideramos la entrega de los cristianos a las fieras en el Coliseo, como las justas medievales…

¿Y Andreas Lubitz? Ojo, porque el caso es peliagudo. Era un blanco occidental. Pero, además, era miembro de la tripulación,  estaba el centro de toda la ceremonia de la seguridad global. El piloto es el núcleo exterior del proceso, es su garantía éxtima, es tan interno que cae fuera: no pasa por controles de seguridad porque está implícitamente excluido como agente del peligro. Pero, si eso falla, ¿qué protocolos podemos implementar ya? Los relatos promovidos a partir de la revelación del fiscal de Marsella –¿un trasunto del fiscal Garrison de Oliver Stone, o me estoy pasando con la alegoría?-  no tenían otra opción que encaminarse a intentar constituirlo como excepción, a minimizar casi hasta al cero su relevancia estadística: era un enfermo mental, no había ni ideología, ni lógica, ni razón en su comportamiento. Es un caso prácticamente único e irrepetible.

¿Podemos estar seguros de que Andreas Lubitz era una pura, mera, excepción? Miren, yo cuanto más voy sabiendo de él más voy pensando que su patología crónica no era otra que la normalidad. Y la normalidad tiene picos agudos peligrosísimos, que solemos denominar “ansia de éxito”. Lubitz era el prototipo del ciudadano neoliberal que, envenado por el virus del “atrévete a perseguir tu sueño”, del “lo conseguirás si lo deseas lo suficiente”, fue víctima de los cheques que extendía su ego y que su cuerpo no conseguía pagar. Problemas físicos, problemas psicosomáticos probablemente, que le impedían acceder en el supermercado global de la vida al estante donde él consideraba que estaba primorosamente envuelto y dispuesto para el consumo (prêt-a-porter) su radiante y metafísico destino, como la más fetichista de las mercancías. Tenía voluntad, tenía vocación, tenía sueños: casi podríamos decir que era todo un ejemplo de todo lo que se predica en las escuelas de negocio y auto-emprendimiento. Estaba transido por los dogmas de la auto-superación, la autoayuda y la autoestima, que, como dice la teórica Eva Illouz, “ha llegado a ser el núcleo de la subjetividad contemporánea”. Y tenía pánico de que sus jefes supieran que su cuerpo no daba la talla. Por eso escondía los partes de baja. Y, por eso, si no podía ser comandante de Lufthansa, el mundo carecía de sentido para él. En términos freudianos, qué fácil es que aflore el yo ideal cuando fracasa estrepitosamente el ideal del yo. Morir volando en su paraíso soñado era la única contraoferta al fracaso que pudo calcular su siniestra fantasía.

Miren, yo cuanto más voy sabiendo de él más voy pensando que su patología crónica no era otra que la normalidad.

Lo lamento, pero no puedo evitar verlo de este modo. Lubitz no fue más que un caso factualmente extremo de normalidad patológica: el ansia de éxito a cualquier precio. A mí, en su locura, me parece más bien el prototipo ejemplar de la factoría ideológica Merkel y del sistema económico y de empleo alemán, destilación última del neoliberalismo, que algunos siguen queriéndonos vender como el espejo ­-tal vez, para acabar performando la secuencia final de La dama de Shangai– en el que todos los europeos deberíamos mirarnos: si te ha resultado inevitable fracasar, al menos, ocúltalo, que nadie lo sepa, no vayas a perder tu trabajo y la vida que soñaste. Lubitz es nuestro  Doppelgänger particular. Corriendo y corriendo. Y presente en cada rincón de nuestra historia sentimental colectiva, como Forrest Gump. Y sí, como un yihadista cualquiera, fue capaz de masacrar su cuerpo y el de ciento cuarenta y nueve semejantes más por una quimera ideológica: la del profesional triunfador en el capitalismo postfordista. Que eso, siento tener que decirlo, también es una ideología. No nos engañemos, como todos los que sueñan con el éxito a cualquier precio, Andreas Lubitz no era más que un sujeto extraordinariamente normal. Y cuidémonos, y amémonos. Es mucho mejor que autoestimarnos. Porque el problema de Lubitz no era la falta de autoestima, sino su exceso incomprensible.

Andreas Lubitz, en formato 'runner'.

Andreas Lubitz, en formato ‘runner’.

Tom Hanks en su papel de Forrest Gump, también corriendo en un fotograma de la película homónima.

Tom Hanks en su papel de Forrest Gump, también corriendo en un fotograma de la película homónima.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

5 Responses to "Nadie quiere ser Andreas Lubitz"

  1. anonimo  2 de abril de 2015 at 00:03

    La gente siempre busca culpables, para este catástrofe, para aquel accidente, para todo se busca alguien al que echar la culpa. Y yo me pregunto ¿no tendremos todos la culpa? Cuando un niño es diferente, raro es el que se pone a su lado y lo defiende ante las inevitables burlas y abusos de la sociedad. Desde pequeños nos envenenan con normalidad. Y dime tu ¿Qué es esta normalidad a la que te refieres? ¿La de un indígena criado en la selva, un niño profanado, quizás un agricultor, el maestro de primaria que educa a nuestros hijos o un ilustre diputado? ¿La que determina la sociedad? ¿Y quién determina la sociedad? Porque normalidades hay infinitas y la moral está basada en creencia y educación, rara vez innata. ¿Qué normalidad de todas es la correcta y a cual te refieres? Si es la de la sociedad en la que vivimos, me parece normal y sorprendente que no haya más casos parecidos. ¡Un momento! Olvidé que damos la espalda a lo que no queremos ver, ignoramos los productos que nacen de nuestras acciones atribuyéndolas a enfermedades que hemos inventado para cubrir con un velo los problemas sociales. Los que abruman nuestras calles aunque no queramos atender, ahí está la evidencia que nos negamos a ver. Las matanzas en los colegios, los maltratos a saldo, los que se encubren y los que se descubren, las niñas en un pozo, los abusos, la codicia, la necesidad de violencia, el egoísmo que todo individuo ha experimentado, los desaparecidos y los aparecidos, con autor o encubrimiento, los que pasean por la calle, los que se esconden en una maraña, porque maraña es lo que tenemos y siempre ha habido. Porque siempre tendrá primer lugar el número uno, casi siempre prevalece el individualismo y la ambición por encima del bien común. Creemos que tenemos derecho a juzgar y a dar una opinión sobre un desconocido sin saber “su” normalidad ni entender su vida, con moral cultivada desde un punto soberano imaginario. ¿Qué normalidad de todas le habrá brindado esta asombrosa sociedad, que se sorprende cuando salta el muelle que tanta cuerda ha acarreado, o al que no ha sabido adaptarse a las reglas del juego? No olvidemos que aquí somos todos sociedad y la sociedad es todos.

    Responder
  2. Joselu  2 de abril de 2015 at 09:34

    He escrito en mi blog que el acto de este asesino es debido a simple y pura maldad. Que no era un enfermo ni un depresivo. Y me parece “ingenioso” relacionar su situación o circunstancia personal con el sistema neoliberal o Merkel. No pasa de ingenioso. La maldad en estado puro existe al margen del sistema productivo que exista.

    LA FANTASÍA MALIGNA DE ANDREAS LUBITZ

    Responder
  3. José Manuel  3 de abril de 2015 at 02:57

    Creo que es lo más lúcido que he leído respecto al tema. Brillante y, en total desacuerdo con Joselu, creo que resume muy bien lo sintomático que siempre se puede advertir de toda la casuística del shock. Efectivamente, veo a Lubitz como el döppelganger del ciudadano que ha comprado el marco cognitivo impuesto por el sistema a través del bombardeo discursivo político, publicitario y mediático en general. Un dogma del beneficio retorcido, replegado sobre sí mismo como bien dice el autor, que infecta nuestra manera de ver el mundo y que se refleja en el abundante utilitarismo de nuestras relaciones sociales, pero también en nuestra manera de experimentar la actividad laboral. La tendencia muestra que estamos siguiendo el ilusorio patrón del crecimiento exponencial que genera burbujas porque el crecimiento ad infinitum es una idea sin sustento en la realidad. Y el crecimiento personal se entiende como una subida vertiginosa que, al no llegar (nunca lo hace y si no es así desearía conocer una sola evidencia) se convierte en caída irremediable. Enhorabuena al autor y gracias por el texto.

    Responder
  4. Gladys  3 de abril de 2015 at 10:45

    Creo que es una absoluta banalización de los problemas mentales y una manera de diluir la responsabilidad personal y de la empresa, nada más y nada menos que alemana supuesto paradigma de eficiencia.Ojala sirva para tomar en serio los trastornos psíquicos y el uso y abuso de psicofármacos para mayor gloria de las farmacéuticas.

    Responder
  5. Pingback: Las narrativas no explican el mundo (y las ideologías tampoco) - Valencia Noticias

Leave a Reply

Your email address will not be published.