Antecedentes del ciclismo en Valencia. Velocípedos, veloces andadores, máquinas de correr

En mayo de 1819, en el Diario de Valencia, se insertaba un curioso anuncio. Se trataba de la presentación al público valenciano de un nuevo invento: el velocípedo o veloz andador, una máquina de correr precursora de la bicicleta ideada por Karl Freiherr von Drais (Karlsruhe 1785-1851).

En mayo de 1819, en el Diario de Valencia, se insertaba un curioso anuncio. Se trataba de la presentación al público valenciano de un nuevo invento: el velocípedo o veloz andador, una máquina de correr precursora de la bicicleta

El velocípedo. Diario de Valencia. Mayo, 1819. A.P.R.S.

El velocípedo. Diario de Valencia. Mayo, 1819. A.P.R.S.

El veloz aparato se anunciaba en un alto precio, oscilando entre 800 y 1.000 reales de vellón. La propaganda decía que la idea de este invento se fundaba en la aplicación de dos ruedas accionadas por un hombre andando. Carecía de pedales. Detractores valencianos dirían que “su aplicación se basaba en las leyes de la Dinámica, pero en ningún modo tenía los beneficios que decía su autor”. La nueva invención pronto se hizo popular, aunque se desconoce cuales serían los primeros velocípedos que se vendieron en la ciudad, sin duda importados del extranjero.

Según el historiador Almela y Vives, a mitad del siglo XIX, se vieron por las calles de la ciudad dos de estas máquinas fabricadas en Estados Unidos, compuestas de dos ruedas de madera con bordes de hierro y conducidas por dos conocidos personajes: el hacendado Francisco del Llano y el conde de Casas Rojas, que se convirtieron en auténticos precursores del ciclismo valenciano. Y es que en los primeros años del uso de la bicicleta primó el carácter deportivo antes que su utilización como transporte por las calles adoquinadas de la ciudad.

Carreras de velocípedos en la Feria de Julio, año 1902. A.P.R.S.

Carreras de velocípedos en la Feria de Julio, año 1902. A.P.R.S.

El hacendado Francisco del Llano y el conde de Casas Rojas, que se convirtieron en auténticos precursores del ciclismo valenciano.

A Francisco Fuertes, modelista de la estación del ferrocarril de Valencia, se le conocía como “Robinson” por sus aficiones deportivas. Este intrépido personaje construyó en 1879 un velocípedo de hierro que fue premiado en la Exposición Regional de ese año celebrada en los Jardines del Real, lugar donde se realizaron las demostraciones prácticas.

Cartel de la Exposición Regional Valenciana. 1909. A.P.R.S.

Cartel de la Exposición Regional Valenciana. 1909. A.P.R.S.

En 1893 ya se veía un tipo de biciclos más perfeccionados. Se había igualado el tamaño de las ruedas y se fabricaron bicicletas mucha más ligeras, con tubos huecos y de mayor estabilidad. Un año después su uso ya se hallaba extendido por la ciudad. Se fundó la Sociedad Velo Club que tanto tuvo que ver en la organización de las primeras carreras ciclistas valencianas. Paralelamente se construyó el Velodrómo de Quart, en el Huerto del Triador, cercano a la calle de Guillem de Castro, espacio que se convirtió en punto de referencia ciclista.

Se fundó la Sociedad Velo Club que tanto tuvo que ver en la organización de las primeras carreras ciclistas valencianas.

Máquinas de correr, carreras de sudor, rueda y sillín… con o sin pedales.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

3 Responses to "Antecedentes del ciclismo en Valencia. Velocípedos, veloces andadores, máquinas de correr"

  1. Javier Luna  23 de octubre de 2013 at 12:31

    No resulta tarea sencilla el imaginar, si no fuese por la descripción e ilustraciones que Rafael Solaz nos ofrece, los avatares que tuvo en sus inicios la actual bicicleta. Es indudable que el inventor del velocípedo sentó las bases y/o principios de un desarrollo posterior que se produjo, de modo paulatino pero técnica y satisfactoriamente eficaz en los años posteriores.
    La sociedad actual ha sabido entender e interpretar, en base a factores ecológicos-ambientales, deportivos, económicos, etc que el uso de la biciicleta es una decisión responsable y acertada.
    Los/las ciudadanos/as no podemos ser insensibles ante un hecho como el referenciado y hemos de adoptar, en todo momento y circunstancia, actitudes cautelosas/prudentes ante los/las ciclistas que circulan por las calles de nuestras ciudades, carreteras, etc.

    Responder
  2. Julio Cob Tortajada  23 de octubre de 2013 at 17:28

    De aquel velocipedo que nos descubre Rafael Solaz al actual valenbisi han trancurrido casi dos siglos. Dos siglos de avatares, de luces y de sombras, de inventos y desapariciones… y de contradiciones. Aquel velocipedo pausado que causaba notoriedad a quien lo mostraba, nada tiene que ver con el actual que a mayor cantidad vemos por nuestras calles, unos más veloces que otros y con las prisas siempre en la mochila. Pero sin aquel, nada sabriámos del presente. Inventos y desapariciones. Lo primero nos lo descubre Rafael Solaz, de lo segundo se encargará el tiempo.

    Responder
  3. Alfonso Ávalos  24 de octubre de 2013 at 13:46

    De nuevo otra página de nuestra historia arrancada de las garras del olvido por Rafael Solaz; que además tienen el don de la oportunidad pues ayer mismo se presentó la edición del Tour de Francia 2014. Resulta sorprenderte comprobar, de la mano de Solaz, que ya se disputaban pruebas ciclistas en Valencia, antes del inicio y puesta de largo de “La Grande Boucle”, pues la primera edición de la más famosa prueba por etapas del mundo se celebró en 1903. Solaz nos trae a la memoria esa Valencia permeable a las nuevas ideas y avances técnicos, en este caso, deportivos.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.