BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

¡Arte Grito alado!

Lydia BaltazarLydia Baltazar

art manager@ShakingArt

El arte es el pulso de su sociedad, es su eros, su instinto vital, la expresión del grito, el latido sensorial de la urbe. Y por esto mismo es que su función, de tener alguna, se hace imprescindible y objeto de gran cuidado.

El ambiente cultural ha ido mutando en los últimos tiempos: hace ya treinta años que el ámbito artístico empezó a recuperar protagonismo en nuestras sociedades. Por tal motivo, infinitas colecciones se fueron desenpolvando para ser expuestas en museos que acompañaron en sus intensas renovaciones este aggionarmento cultural. Así, el Museo de Louvre estrenó en 1989 con Pei su maravillosa pirámide transparente, convirtiendo al Louvre, la meca de la mecas, en el primer exponente de espacio exhibitor que lanza una impresionante renovación arquitectónica “despertando del letargo al nuevo visitante” y exponiéndole colecciones en un espacio tremendamente renovado.

Consecuentemente, por todo el mundo se repite esta tendencia de aggiornamiento museístico deslumbrándonos con arquitectos celebrities que van desde Ghery en Bilbao, Nouvel en Madrid y ahora en Abu Dhabi hasta Chipperfield en Berlín o Ricciotti en Marsella.

Así, la gran arquitectura del nuevo museo se convierte en el gran exponente urbano opacando en algunos casos el protagonismo del contenido que tan bien resguarda. Muchos han pasado por el Guggenheim Bilbao pero no recuerdan su colección.

Curioso ….

Frente a este despertar museístico, la galerías de arte no quisieron desaprovechar la movida y renovaron también sus espacios y sus marketings durante los 80s y 90s. Muchas se pusieron de moda a través de sus vernissages y folletos de alta gráfica, pero la cosa no pasó más de allí y muchas se fueron apagando sin darnos cuenta. Otras no.

En los últimos diez años vemos como el galerista ha perdido cierta representación y businesses en el panorama cultural de las urbes. Muchas galerías comenzaron a desaparecer y otras quedaron rezagadas como un objeto olvidado en un desván. Y otras pocas se han reseteado para mantenerse en pie. Estas últimas las menos.

A la vez, y como resultado de esta mutación urbanística, numerosos centros culturales y fundaciones abrieron sus puertas y escaparates a artistas contemporáneos. Centros más dinámicos como La casa Encendida, El Matadero Madrid o desde hace unos meses nuestro sorprendente Bombas Gent van cobrando protagonismo urbano; la mayoría rechaza la construcción de lo ultra moderno de las renovaciones arquitectónicas de los museos y optan por la recuperación del espacio original: fábricas, antiguas fachadas, viejos pabellones, claustros. En fin, tendencias.

Las galerías siguen de siesta por el momento y el espacio digital, con su aporte en general positivo, ha traído además el alejamiento de la visita al espacio expositor. Inexorable esto último.

Lo cierto es que estos espacios renovados entre museos y nuevos centros culturales siguen siendo accesibles a unos pocos artistas y dependen del criterio de selección de otros pocos y de las colecciones privadas que los sustentan. Así, la mayoria de la sociedad valenciana pierde la oportunidad de ser atraída por el vibrar de las nuevas expresiones artísticas locales.

Sería interesante replantearnos estas cuestiones y empezar a sacudir el buen arte escondido. En definitiva ésta es la finalidad del espacio expositor: que el artista vibre y lo cuente y nos despierte reflexiones, sensaciones y cambio. Porque como decíamos, el arte es el pulso vital, es su eros, su grito alado!

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.