El ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, propuso este viernes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reunirse “en Bruselas o en otro país de la Unión Europea, menos España, por motivos evidentes“.

Puigdemont dijo, en una rueda de prensa, que esa reunión debería producirse “sin condiciones previas” de ninguna parte, y que el Presidente del gobierno “tiene una oportunidad magnífica de empezar a ponerse del lado de las soluciones y no crear, así, más problemas“.

La propuesta de Puigdemont se produce después de que el bloque independentista revalidara este jueves la mayoría absoluta en las elecciones catalanas convocadas tras el 155.

En tanto, el Tribunal Supremo español anunció este viernes que está investigando como sospechosos de presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación a más dirigentes independentistas catalanes, al día siguiente de que estos renovaran su mayoría en el Parlamento regional.

En un auto recibido por la agencia de noticias AFP, el juez instructor Pablo Llarena amplía oficialmente la investigación, por cargos que pueden acarrear hasta 30 años de prisión, a figuras como la reelecta diputada Marta Rovira, número dos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), uno de los dos grandes partidos secesionistas.

También aparecen como investigados dos dirigentes del partido anticapitalista y secesionista CUP, Anna Gabriel y Mireia Boya, el ex presidente regional Artur Mas, inhabilitado dos años por otra causa, y Marta Pascal, dirigente del PDeCAT, el otro gran partido independentista dirigido por el cesado presidente catalán Carles Puigdemont.

En total, seis encausados se suman a los 22 ya investigados por el Tribunal Supremopor su papel en el proceso separatista, que culminó el 27 de octubre con la declaración unilateral de independencia de Cataluña en el Parlamento regional.

Entre los encausados previamente están los 14 miembros del gobierno cesado de Puigdemont, la presidente de la Cámara saliente Carme Forcadell y los líderes de dos organizaciones secesionistas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Tanto estos dos últimos como el vicepresidente catalán cesado, Oriol Junqueras, y el ex responsable de Interior del gobierno regional, Joaquim Forn, se encuentran en prisión.