banner-728x90 (1)

COPCV y la Diputación de Castellón ponen en marcha un servicio pionero de urgencias psicológicas para hijos de mujeres maltratadas

 'II Jornada Violencia de Género y la Afectación a los hijosas'

‘II Jornada Violencia de Género y la Afectación a los hijosas’

A partir de enero, el COPCV y la Diputación de Castellón ponen en marcha un servicio pionero de urgencias psicológicas para hijos de mujeres maltratadas

  • El Servicio de Urgencias Psicológicas para Víctimas Secundarias de Violencia de Género es pionero a nivel nacional al realizar la intervención urgente e in situ. El Proyecto Llum dará cobertura a todos los municipios de la provincia.
  • Una treintena de psicólogos formados por el COPCV, atenderán a partir del año que viene a las víctimas directas e indirectas de la violencia machista, muy especialmente a los hijos e hijas de mujeres que la sufren o la han sufrido.
  • Miedo, baja autoestima, alteraciones de sueño, fracaso escolar, o agresividad son algunas de las consecuencias que generan en los menores vivir en un entorno violento e inseguro.

Castellón, El Col·legi Oficial de Psicòlegs de la Comunitat Valenciana y la Diputación de Castellón se unen para hacer frente a la violencia machista y sus consecuencias. En este caso, los dos organismos ponen el foco de atención en la asistencia psicológica a las víctimas tanto directas como secundarias, muy especialmente a los menores hijos e hijas de mujeres maltratadas. Por ello, han creado el Proyecto Llum-Servicio de Urgencias Psicológicas para Víctimas Secundarias de Violencia de Género que se pondrá en marcha a partir de enero de 2018, tal y como han anunciado Mª Elena Vicente-Ruiz, Diputada Provincial de Bienestar Social de Castellón; Paloma Sánchez, Jefa de la Unidad de Violencia Contra la Mujer; y Mar Lluch, Vicedecana 3ª del COPCV, durante la celebración de la II Jornada sobre Violencia de Género y la Afectación de los/as hijos/as celebrada el jueves 30 de noviembre.

Se trata de un servicio pionero a nivel nacional porque asiste de manera urgente e in situ a las víctimas. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad serán los encargados de activarlo, inmediatamente, sea la hora que sea, uno de los 30 psicólogos especializados y previamente formados por el COPCV, se personará para atender a los menores, familiares e incluso a la propia víctima. De esta forma, destaca Lluch, se puede “detectar una afectación importante de manera que si hay menores, queden protegidos desde el primer momento ya que cuando hay un episodio de violencia, los profesionales que intervienen normalmente carecen de las competencias específicas para atenderlos psicológicamente”. Una atención que la Vicedecana insiste, “es fundamental porque se realiza en un momento de caos donde hay una mayor afloración de sintomatología”.

Otro de los objetivos fundamentales del Proyecto LLum es dar cobertura a todas las poblaciones de interior y con pocos habitantes. Esta “atención puntual, que se llevará a cabo en todos municipios de la provincia, permitirá derivar el caso a los servicios oportunos en función de las necesidades que el psicólogo que esté actuando, detecte”. Por tanto, el Servicio nace como un complemento a los ya existentes como son el Centro de Mujer 24h y el Servicio Especializado de Atención a la Familia y Infancia (SEAFI).

La Jornada se ha articulado alrededor de la mesa redonda ‘Perspectivas de intervención en el afrontamiento de las y los menores víctimas de violencia de género’ en la que han Intervenido Irene Adelantado, Coordinadora de la Oficina de la Víctimas del Delito de Castellón en nombre de la Magistrada Jueza Titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Castellón, quien ha excusado su asistencia; Mireia Carreras, Psicóloga del Centro Mujer 24h de la ciudad; y Luisa Ortega, Psicóloga del SEAFI de Castellón.

Adelantado ha hecho referencia al derecho de los menores a un acceso pleno a la justicia cuando hayan sido víctimas de un delito o comparezcan como testigos en un proceso penal. “Tal acceso deberá adaptarse a la especial condición del menor, por ser particularmente vulnerable. Para ello, hay que superar los obstáculos que pudieran surgir y tratando de minimizar las experiencias negativas y evitando así, la victimización secundaria que podría derivarse del contacto con el sistema judicial”.

Los niños, al igual que todas las personas, tienen derecho a un acceso pleno a la justicia cuando hayan sido víctimas de un delito o comparezcan como testigos en un proceso penal. Sin embargo, tal acceso deberá adaptarse a la especial condición del menor, que es particularmente vulnerable, superando para ello los obstáculos que pudieran surgir y tratando de minimizar las experiencias negativas que podrían derivarse del contacto con el sistema judicial.

Ambas psicólogas coinciden en que vivir en un ambiente violento conlleva nefastas consecuencias para el menor a diferentes niveles, desde el físico (retraso de crecimiento, alteraciones del sueño, alteraciones en la alimentación); alteraciones emocionales (ansiedad, depresión, miedo, baja autoestima); problemas conductuales (falta de habilidades sociales o agresividad); problemas cognitivos (retraso en el lenguaje, déficit de concentración, o fracaso escolar).  La psicóloga del SEAFI señala que esto se debe a que cuando el medio no es seguro, la búsqueda de seguridad pasa a ser una prioridad para el menor, haciendo que el resto de aprendizajes resulten complicados. Por ello, es habitual que baje por ejemplo, el rendimiento escolar. Además, “cada menor tiene una manera de afrontar la situación: negando la existencia de violencia; identificándose con la madre y sintiendo miedo; aceptando la violencia ya que no quieren posicionarse ante lo que para ellos se presenta como un conflicto de lealtades hacia sus principales figuras de apego; o incluso, asumiendo el modelo violento porque se identifican con quien la causa”, ha afirmado Carreras durante su intervención.

Por ello, Ortega ha hecho hincapié en que “cada intervención es única. Tenemos que adaptarnos a la familia y al menor, y coordinarnos con todos los servicios, recursos y administraciones que trabajen con la unidad familiar. Como profesionales de la Psicología debemos de tener una gran caja de herramientas” para lograr, ha indicado la psicóloga del Centro de la Mujer de Castellón el objetivo principal que es el de “mitigar el daño ocasionado a los menores”.

 

 

La realidad psicológica de los menores víctimas de violencia de género: 820.000 menores son víctimas secundarias en España

Pablo Nieva, psicólogo Coordinador del Servicio de Atención Psicológica a Menores Víctimas de Violencia de Género en Castilla la Mancha ha realizado la conferencia ‘La realidad psicológica de los menores víctimas de violencia de género’. Nieva ha comenzado su intervención afirmando que no se está dando la atención que requieren a los 820.000 menores que según el Ministerio de Sanidad, son víctimas de la violencia machista en España.

A este respecto, ha afirmado que “hay una necesidad de implementar recursos mucho más potentes para hacer trabajos de prevención y de visibilización orientados para que las mujeres y los menores que están siendo víctimas de este tipo de violencia, puedan reconocerse más fácilmente y acudir a los servicios y recursos existentes aunque en ocasiones – ha continuado- se quedan escasos”.

El Coordinador ha señalado que el efecto de vivir en una casa donde una de las personas que “se supone que te tiene que cuidar y que a veces te cuida, pero que por desgracia, también te maltrata”, provoca una desorganización interna difícilmente asumible para un niño. “Hay estudios longitudinales de más de 30 años que lo correlacionan con trastornos límite de la personalidad y con la esquizofrenia”.

Nieva, ha lamentado la “instrumentalizaciónque suelen padecer los menores cuando las mujeres consiguen separarse de su agresor, “Cuando esta situación se da, los menores siguen siendo expuestos a la violencia incluso de una forma más directa. Un maltratador no deja de ser violento”, ha asegurado.

Para el Coordinador del Servicio de Atención Psicológica a Menores Víctimas de Violencia de Género, el problema radica en la sociedad patriarcal en la que vivimos y apuesta por “dinamitar y reconstruir la identidad masculina”. Por otra parte, señala que los profesionales de la Psicología al estar en contacto directo con las víctimas tienen la responsabilidad de “hacer entender a juristas y legisladores que un padre maltratador, siempre es un mal padre tal y como demuestran todas las investigaciones que se han realizado a este respecto. Habría que evitar que tres de cada cuatro menores víctimas de violencia de género, tengan visitas habituales con sus progenitores agresores”, ha concluido Nieva.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.