Estos nuevos precios regulados del gas, que se revisan trimestralmente, estarán vigentes desde mañana y hasta que acabe el año.

En esta nueva revisión para los últimos tres meses del año, las tarifas TUR de gas natural acumulan una nueva subida, después de que en la revisión para el periodo julio-septiembre repuntaran un 3,6 %, tras haber caído un 3,4 % para el periodo abril-junio.

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica han explicado que el nuevo incremento de las tarifas se debe exclusivamente a la subida del coste de la materia prima, pues la parte regulada de la factura de gas -los peajes que se cobran por el uso de las infraestructuras y por el coste de la energía- están congelados para 2018 por cuarto año consecutivo.

Los factores que han impulsado al alza los precios regulados del gas natural son la cotización del barril de petróleo Brent, que se ha incrementado un 5,8 % respecto al periodo de referencia anterior para el cálculo de la tarifa, y los precios de los futuros del gas natural en el mercado de referencia europeo, que se sitúan cerca de los 30 euros el megavatio hora (MWh), un 50 % por encima de los valores de septiembre de 2017.

A todo ello hay que añadir que el euro se ha depreciado un 2,8 % frente al dólar.

La subida media de las tarifas reguladas de gas natural que entrarán en vigor mañana es la mayor que ha habido en todo 2018 y está por encima de la que hubo cuando arrancó el año, cuando se produjo un repunte del 6,2 % en los precios a aplicar en el primer trimestre.

La tarifa TUR es una de las modalidades para contratar el gas natural y su precio, que está en vigor durante tres meses, lo fija el Gobierno en revisiones trimestrales.

Es una tarifa para viviendas y consumidores domésticos, y el límite para poder acogerse a ella son 50.000 KWh anuales, de forma que los clientes con consumos superiores deben contratar el gas en el mercado libre.

En España, hay 1,8 millones de clientes de gas natural que tienen tarifas TUR y 7,8 millones que son suministrados en el mercado libre.

Existen dos tipos de tarifas reguladas, la TUR 1, a la que están acogidos fundamentalmente los clientes que utilizan el gas para el suministro de agua caliente y cocina y cuyo consumo no excede de los 5.000 kilovatios hora (KWh) al año, y la TUR 2, que emplean consumidores que, además, tienen calefacción de gas.