banner-728x90 (1)

Los Borbones en Valencia. Proclamaciones a lo alto y a lo bajo

Desde la irrupción de la Casa de los Borbones en España y la autoproclamación del incendiario Felipe V, las exaltaciones hacia los reyes de cada época tuvieron toda clase de luces y sombras en Valencia.

Altar a Carlos III. Foto: A. P. R .S.

Felipe V tomo posesión de su real cargo en enero de 1701, jurando ante las Cortes de Castilla y ante los Brazos del antiguo Reino de Aragón.  Desde ese momento se sucedieron los recelos ante el monarca por aquello de su procedencia francesa, nacionalidad que se consideraba enemiga tradicional. Luego sucedieron los hechos ya sabidos que desembocaron en la llamada Guerra de la Sucesión. 1707 marcó un antes y un después, con Almansa como testigo. El Decreto de Nueva Planta y la consiguiente pérdida de los Furs provocaron en Valencia un rechazo hacia el que consideraban un rey non grato. Xàtiva, población que aún perduran encendidas brasas del incendio, lo colocó boca abajo.

Felipe V tomó posesión de su real cargo en enero de 1701, jurando ante las Cortes de Castilla y ante los Brazos del antiguo Reino de Aragón.

Cuadro de Felipe V, colgado boca abajo en Xàtiva. Altar a Carlos III. Foto: A. P. R .S.

La proclamación de Carlos III como rey de España no pasó inadvertida en la Valencia de 1759. Tan pronto se supo la noticia se organizaron una serie de actos para conmemorar tal acontecimiento, fiestas proyectadas por la alta sociedad valenciana partidaria de los Borbones. La ciudad se llenó de altares, fuentes, adornos, carros triunfales, danzas, demostraciones pirotécnicas, iluminarias y “otras invenciones” que pusieron en valor la figura del nuevo rey.

La proclamación de Carlos III como rey de España no pasó inadvertida en la Valencia de 1759. Tan pronto se supo la noticia se organizaron una serie de actos para conmemorar tal acontecimiento, fiestas proyectadas por la alta sociedad valenciana partidaria de los Borbones.

Se acuñaron dos medallas y los altares dispuestos por las calles céntricas fueron tan artísticos que se convirtieron en objeto de culto y peregrinación los días que permanecieron. En la procesión triunfal, al paso de la comitiva, se lanzaban entre el público octavillas con poesías tales como: Esta ciudad de las flores/ da la corona a un clavel/ al qual todos sus jardines/ están proclamando Rey.

Portada del libro Proclamación de Carlos III en Valencia. 1759. Foto: A. P. R. S.

De Alfonso XIII quedó como un rey enamorado de Valencia y… de alguna que otra valenciana. Es sabido de sus escarceos amorosos y sus correrías secretas por la ciudad, incluso de su relación con la producción cinematográfica de alguna película porno que contó con la ayuda inestimable del conde de Romanones.

De Alfonso XIII quedó como un rey enamorado de Valencia y… de alguna que otra valenciana.

Luces y muchas sombras históricas de la familia Borbón. Altares, medallas y carros triunfales, fueron pompas en las que no participaban sus detractores. Al igual que en tiempos actuales, partidarios monárquicos por un lado  y republicanos por otro, pidiendo que los reyes y las princesas sólo estén en los cuentos. A todo esto Felipe V sigue sin levantar cabeza.

A. P. R. S. = Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

2 Responses to "Los Borbones en Valencia. Proclamaciones a lo alto y a lo bajo"

  1. Julio Cob  13 de junio de 2014 at 22:08

    El siglo XVIII fue el siglo de la Ilustración. Avanzaba en los años y viejas creencias inquebrantables empezaban a cuestionarse. Inglaterra había derrotado al absolutismo el siglo anterior y el parlamentarismo adquiría su protagonismo en la Gran Bretaña. Los ilustrados discernían sobre la “razón” y mantenían que el “centro” era su epicentro. Se imponía el centralismo y si para unos representaba el progreso abandonando leyes medievales, no lo entendían de la misma forma quienes añoraban el pasado. En este contexto Europa se parte en dos, y la Gran Alianza teme el poder de los Borbones viendo en España el campo propicio para imponer el suyo.
    En torno a Valencia, como sucedería en el siguiente siglo, surgen escenarios que han adquirido gran protagonismo en nuestra historia. Y como dice Rafael Solaz, entre luces y sombras. Una vez más “tira” de su magna biblioteca y nos descubre que la historia es como una espiral donde los acontecimientos se repiten en su imperecedera tozudez.

    Responder
  2. Javier Luna  13 de junio de 2014 at 23:35

    Saboreamos con inefable exquisitez todos y cada uno de los artículos de Rafael Solaz por una parte, pero respetuosamente reivindicamos para él y también para nosotros un mayor espacio que le permita deleitarnos con más detalle y mayor profundidad en cada uno de los temas a los que se refiere.
    En éste caso voy a centrarme en la primera visita , en 1905, del joven monarca Alfonso XIII a nuestra ciudad. Se produjo el 10 de Abril , con el compromiso de los dos partidos republicanos de permitir el buen desarrollo de las demostraciones monárquicas. Visita a la Catedral y a la Capilla de la “Verge dels Desamparats”; también al Puerto donde puso la primera piedra del muelle de Levante, sin olvidadar tambiién la Fábrica de Tabacos donde igualmente colocó la primera piedra, Diputación, Casa Beneficencia, Real Academia Bellas Artes y Lonja. Otras visitas a comercios y factorías y finalmente a Portacoeli a instancias del Dr. Moliner. Vítores y aplausos por allí donde pasaba y despedida indescriptible, por lo entusiasta, en la estación del Norte.
    En 1906, Alfonso XIII visita la Albufera antes de su Boda, en concreto una cacería que tuvo lugar el 24 Febrero. El 31 de Mayo se casaba con la Princesa Ennna de Battenberg, convertida al catolicismo y bautizada como Victoria Eugenia.
    Y el 24 de Octubre 1910 los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia se desplazan a Valencia para la Clausura de la Exposición Regional. Música, aclamaciones, vítores…un auténtico delirio. Tiempo hubo para un Homenaje Floral donde se reunieron las tres cosas más hermosas de Valencia, sus mujeres, sus flores y su cielo. Batalla de Flores, Corridas de Toros, etc y las crónicas de la época se refieren a los preciosos trajes de Su Majestad y a los exquisitos manjares que degustaban en los Banquetes a los que acudían.
    Relato del pasado el anterior y, en breves fechas, empezará a escribirse la crónica de la Historia con la mirada puesta en un nuevo Monarca al que sólo cabe transmitirle los mejores deseos.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.