Iglesias y Montero, de 39 y 30 años respectivamente, son el secretario general y la portavoz parlamentaria de Podemos, un partido de izquierda radical que desde su creación en 2014 se ha destacado por la enérgica denuncia de las élites económicas y que, actualmente, es la tercera fuerza política española.

Ambos esperan mellizos este otoño, y para criarlos “con algo de intimidad”, tal y como explicaron, han decidido comprar a las afueras de Madrid un chalet de unos 600.000 euros consistente en una parcela de 2.350 metros cuadrados, un domicilio de casi 270 m2 construidos, jardín y piscina.

Según detallaron, la adquirirán mediante una hipoteca de 540.000 euros a 30 años, suscrita a medias. Cada mes deberán pagar un total de 1.600 euros.

casa-pablo-iglesias

Al conocerse los detalles en la prensa, sus detractores de otros partidos no tardaron en tacharlos de “incoherentes”.

El alcalde de Cádiz y militante del partido, José María González, se sumó a las críticas y dijo en un comunicado que “el código ético de Podemos no es una formalidad”, sino “el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones”. Por ello, destacó que en los últimos meses ha estado donando el 40% de su sueldo.

En una comparecencia de prensa este sábado en Madrid, Montero reconoció que “se ha abierto un debate sobre nuestra credibilidad y también sobre nuestra honestidad”.

Por ello, Iglesias, a su lado, anunció que se va a preguntar a los inscritos de Podemos si ambos deben mantener sus cargos directivos en el partido y seguir siendo diputados en el Parlamento. La consulta interna tendrá lugar próximamente, y sus detalles se precisarán el lunes.

“Si nos ordenan dimitir, dimitiremos”, aseguró Iglesias.

El líder de Podemos dijo no haber imaginado que la compra de la casa “iba a generar un debate y una noticia de estas dimensiones”, y denunció que “hay paparazzis robándo(les) fotografías” cuando salen a la calle a pasear sus perros o van al ginecólogo que sigue el embarazo de su pareja y compañera política.

“Se han traspasado todos los límites posibles de la intimidad”, abundó Irene Montero, que al igual que Iglesias dijo querer seguir ocupando los cargos que ostenta.

Con información de AFP