Turismo y sostenibilidad: el medioambiente no toma vacaciones

En 2017, más de 1322 millones de personas viajaron fuera de las fronteras de sus respectivos países y, en ese mismo año, los ingresos mundiales por turismo, aún excluyendo el transporte aéreo, superaron los 1.000 billones de euros.

Esta actividad económica constituye la tercera fuente internacional de ganancias por exportación en el mundo, sólo superada por el petróleo y productos químicos. Según las cifras que maneja la Organización Mundial del Turismo (OMT), durante los últimos cinco años, el turismo ha crecido con mayor rapidez que el comercio mundial, posicionándose como el sector de mayor crecimiento del planeta.

Turismo y sostenibilidad

España como destino turístico

 

La OMT constituye un foro mundial para cuestiones de política turística y una fuente útil de datos del sector. La OMT atribuyó a España como el segundo destino más visitado del mundo durante el año 2017.

 

Durante este periodo la Comunitat Valenciana se ha situado en la tercera posición de la clasificación de ciudades españolas más demandadas por turistas. Este incremento se asocia al repunte del gasto turístico observado en países como Brasil o Rusia. Para el 2018 se prevé que España siga siendo el segundo país más visitado del mundo.

 

Descontando que el sector turístico es uno de los más dinámicos a nivel mundial y, que contribuye sustancialmente al crecimiento económico del planeta, existe el riesgo que la búsqueda de rentabilidades inmediatas, comúnmente asociada a la masificación indiscriminada del turismo conlleve la destrucción de los recursos que atraen al turista. Lo que deterioraría en pocos años esta fuente de ingresos.

Existe por lo tanto la necesidad de reiterar los compromisos de cada lugar para enfrentar los problemas de seguridad y sostenibilidad relacionados con la gestión de grandes números de turistas.

¿Qué impacto ambiental tienen las actividades turísticas?

 

Se conoce que el turismo y las actividades recreativas crea 1 de cada 10 puestos de trabajo y contribuye sustancialmente al PIB. Estas actividades también fomentan el conocimiento de otras culturas y la conservación del patrimonio cultural y natural, así como inversiones en infraestructuras, lo cual produce beneficios, tanto económicos como sociales.

 

Sin embargo no todo es positivo, algunas modalidades de turismo y ciertas actividades recreativas pueden dar lugar a la destrucción de hábitats, al deterioro del paisaje y a una encarnecida competencia por recursos y servicios escasos como agua dulce, territorio, energía, tratamiento de aguas residuales y disposición de residuos sólidos.

 

Estos problemas se agravan por la concentración de la actividad turística en unos periodos vacacionales relativamente breves y en unas zonas determinadas -a menudo muy reducidas-, que se ven a la par sujetas a las presiones ambientales de otras actividades económicas como la agricultura, la pesca, el desarrollo industrial o la creciente población residente. Este impacto, el más importante de la actividad turística, es el denominado de estacionalidad.

 

Turismo sostenible la única opción de éxito

 

El futuro del sector recae adoptar un nuevo modelo de turismo sostenible. Esto implica un desarrollo turístico que recoja las consideraciones de sostenibilidad que garantice simultáneamente el futuro económico del sector, la conservación y la adecuada gestión del entorno en el que se desarrolla.

El turismo sostenible satisface las necesidades del turista y de la población local en el presente, sin poner en peligro la capacidad de hacer frente a las necesidades futuras. Está implícito que se promueva un equilibrio entre la rentabilidad y la necesidad básica de preservar los recursos naturales y culturales de la región.

Bajo este precepto, el crecimiento económico puede y debe retribuir a una mayor protección del medioambiente. Por lo tanto trasciende lo meramente ecológico, pues considera la futura viabilidad económica de los destinos y la interrelación y armonía con la sociedad en la que se asienta.

La necesidad de fomentar un turismo sostenible ha sido reconocida por la Comisión Europea de turismo. Los acuerdos plantean buscar un equilibrio entre cinco factores capitales: la satisfacción del turista, los factores económicos, los sociales, los culturales y los ambientales. Para esto se proponen acciones como:

  • La implementación de programas de educación ambiental, dirigidos a los distintos actores sociales de la comunidad
  • La coordinación de organismos públicos y privados para realizar acciones concretas de protección ambiental a nivel comunal y regional.
  • El establecimiento de líneas de acción por las unidades municipales con competencia en el tema, incluyendo campañas para promover la participación activa de la comunidad en el reciclaje de materiales desechables.

En el caso de la Comunidad Valenciana, la empresa SMV, entre otras corporaciones, ofrece servicios especializados en la gestión integral de residuos. Su experiencia abarca desde la compraventa de subproductos, al transporte y valorización final de todo tipo de residuos.

La empresa SMV procura soluciones de reciclado a residuos que normalmente se destinan a eliminación. Ésta cumple plenamente con las autorizaciones medioambientales de la Comunidad Valenciana, por lo que contar con sus servicios es una idea perfecta para las empresas para contribuir al emprendimiento de turismo sostenible en Valencia.

 

 Valencia Noticias , noticias de Valencia, Periódico digital con las noticias de Valencia, Alicante, Castellón, última hora, deportes, ocio, política, economía y blogs.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo  libre e independiente. Haz un donativo

Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.