Umtiti mete a Francia en la final y arruina el sueño belga en Rusia 2018

FICHA TÉCNICA:

1 – Francia: Lloris; Pavard, Umtiti, Varane, Lucas Hernández; Pogba, Kanté, Matuidi (Tolisso, min. 86); Mbappé, Giroud (Nzonzi, min. 85) y Griezmann. Entrenador: Didier Deschamps.

0 – Bélgica: Courtois; Alderweireld, Kompany, Vertonghen; Chadli (Batshuayi, min. 91), Witsel, Dembele (Mertens, min 60), Hazard; Fellaini (Carrasco, min. 80), De Bruyne; y Lukaku. Entrenador: Roberto Martínez.

Goles: 1-0, min. 51: Umtiti, de cabeza tras un saque de esquina.

Árbitro: Andrés Cunha (URU). Amonestó con tarjeta amarilla a Eden Hazard (min. 63), Toby Alderweireld (min. 71), Ngolo Kanté (min. 87), Kylian Mbappé (min. 92) y Jan Vertonghen (min. 93).

Incidencias: primera semifinal del Mundial de Rusia 2018 disputado en el Saint Petersburg Stadium ante 64.286 espectadores.

descarga (7)Francia jugará su tercera final de un Mundial tras descabalgar a la brillante Bélgica con un gol de cabeza de Umtiti que desniveló un igualado choque en el que la solidez gala pudo con la calidad belga. [Así te hemos contado el Francia 1-0 Bélgica, por Óscar López]

Volvió a ser una jugada a balón parado con protagonismo de un defensa, como ante Uruguay en cuartos, la que dio el pase a Francia y acabó con la brillante aventura de una Bélgica que había dado un salto de calidad tras desbancar a Brasil en cuartos de final. El cabezazo de Umtiti tras un saque de banda botado por Griezmann fue suficiente para derrumbar a la selección de Roberto Martínez.

Pese al buen hacer de Bélgica, que arrancó como un ciclón subida a lomos de un Hazard excelso, Francia volvió a mostrar la fortaleza que le ha llevado al partido por el título en Rusia 2018. Firme atrás y blindado en el centro del campo, el equipo galo desbarató las intentonas belgas y logró su objetivo.

Una victoria que bien se podría calificar ‘de oficio’ consagra la fortaleza de una impresionante generación de jugadores que ya fueron finalistas en la Euro 2016 y que ha devuelto a Francia a una final que no alcanzaba desde que Zidane reinaba con las botas puestas. Lo hace con el segundo equipo más joven del torneo, con 25,5 años de media. La juventud se ha impuesto esta vez a la madurez de una Bélgica que, al menos, ha cumplido por fin con unos pronósticos que llevaba años pisoteando.

No ha logrado el pase a la final pero sí dejar una imagen de equipo grande y muy a tener en cuenta, más que nunca, para competiciones venideras. El liderazgo de Hazard se hizo notar en una primera parte en la que no hubo reservas, en la que ambos equipos buscaron ponerse por delante y llevar la iniciativa en busca de la deseada final.

Francia vuelve a rentabilizar el balón parado

Roberto Martínez metió peso en el centro del campo con la inclusión de Dembélé para contrarrestar el cemento de Kanté y Pogba, y busó la iniciativa con los impresionantes cambios de ritmo de Hazard. Fue desequilibrante y comandó el peligro de una Bélgica que echó en falta más implicación de un De Bruyne algo difuminado y el gol de un aislado Lukaku. Pero, Hazard a un lado, Francia controló bien las embestidas belgas y los tiros que llegaron a puerta los sacó con seguridad Hugo Lloris.

Los galos, por su parte, buscaron la explosividad de Mbappé y el toque de Griezmann para inquietar a un Courtois que tuvo que emplearse a fondo para evitar que su selección se fuese por detrás en el marcador antes del descanso. Lo consiguió, pero no pudo mantener la portería a salvo mucho más tiempo.

En el minuto 51, un córner lanzado por Griezmann al primer palo se convirtió en el primer y único gol del partido. Apareció a la carrera Samuel Umtiti y tras superar a Fellaini envió el balón a las redes belgas. De nuevo un defensa adelantando a una finalista que tiene un ‘9’ seco. Mientras los defensas volvieron a marcar, Giroud volvió a irse de vacío.

El tanto dejó aturdida a una Bélgica que no reaccionó hasta que Roberto Martínez dio entrada a Dries Mertens. El jugador del Nápoles dio aire a su equipo con sus internadas por la banda derecha, desde donde lanzó balones colgados que a punto estuvieron de darle una alegría a los suyos, especialmente si hubiera entrado un potente remate de cabeza de Fellaini.

También la tuvo Witsel con un seco disparo que despejó Lloris, pero Bélgica se fue apagando con el paso de los minutos ante una seria Francia que pudo ampliar el marcador en el descuento por medio de Griezmann y Tolisso. No lo consiguió pero tampoco le hizo falta. Ya estaba en la final del Mundial. Su tercera final, la primera en doce años y en la que buscará su segunda estrella contra el ganador del Inglaterra-Croacia.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.