BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

Una picardía de Iturra derrota al Levante en el último minuto (0-1)

Un Levante muy poco agresivo el que dejó helada a su afición con un partido aburrido, sin apenas mordiente en el primer tiempo, y más garra pero pocos recursos en la segunda. Los de Caparrós salían con novedades importantes novedades en la alineación titular, con El Adoua, Vyntra y Chris Lell como titulares, quedándose en el banco Ivanschitz.

El primer tiempo fue el de las precauciones por parte de ambos equipos, ninguno se atrevía a mover pieza. Habría que esperar casi un cuarto de hora para ver algo parecido a un disparo, y fue del Granada, muy flojito a las manos de Navas.

El Zhar lo intentó hasta el final, pero no fue su día. Foto: Javier Furió

El Zhar lo intentó hasta el final, pero no fue su día. Foto: Javier Furió

Y lo que son las cosas: en el ’23, El Zhar hacía una entrada meritoria por el vértice izquierdo del área granadina cuando era derribado por Iturra, el pillo de la noche. Él mismo se encargó de ejecutar la pena máxima y, ya en el duelo con Roberto desde los once metros, veía cómo el guardameta del Granada rechazaba el esférico, que terminaba fuera despejado por la defensa. Los sabiondos dicen que el meta se sabía la lección porque el granota la había tirado igual que los dos últimos… Caparrós, en rueda de prensa, sugirió que se había adelantado más de lo que lo hizo Navas cuando paró dos penas máximas seguidas el jueves pasado.

Al filo de la media hora, el Granada obligaba a Keylor Navas a lucirse por primera vez ante un misil de Recio, despejando el esférico a córner ante un disparo desde la frontal. La grada respondió a la portentosa acción del costarricense con una merecida y cerrada ovación.

Rubén García estuvo voluntarioso, pero tampoco pudo desbordar por su banda como en otras tardes. Foto: Javier Furió

Rubén García estuvo voluntarioso, pero tampoco pudo desbordar por su banda como en otras tardes. Foto: Javier Furió

Pero era evidente que el Levante no era el de otras tardes. No existía conexión entre líneas, dejando el juego del Levante en deslabazado, inconcluso la mayoría de las veces e inexistente otras. Tampoco el centro del campo mostraba el poderío físico y anticipador de otras tardes. Lejos de cortar el juego granadino en la línea de creación como hiciera, por ejemplo, contra el Real Madrid, los hombres de Caparrós se perdían por el césped detrás del esférico.

Con tantas facilidades, el Granada se iba estirando conforme iban pasando los minutos, desembarazándose del dominio granota, y los Buonanotte y compañía comenzaron a acercarse demasiado a la portería de Navas. Iturra enlazaba con la delantera con buenos y medidos pases, pero no encontraba eco en sus compañeros de ataque, por suerte para el Levante.

El primer córner a favor del Granada, en el minuto 34, lo detuvo seguro Navas. Pero la caja de las esencias granadinas ya se había abierto, por suerte, sin acierto en el último pase. Caparrós se desgañitaba desde la banda porque los suyos parecían no seguir sus indicaciones.

En el 43, una bonita combinación entre El Zhar y Rubén, deja al canterano en clara franquicia internándose en el área y, al darse la vuelta, cayó al suelo en lo que el graderío pidió como penalti. Justo después era El Zhar quien caía zancadilleado justo delante del vértice contrario del área granadina. En esta ocasión el colegiado sí interpretó falta. Una buena oportunidad para inaugurar el marcador para los granotas, pero la falta la sacó Rubén García sin consecuencias.

El protagonista, sin embargo, iba a ser el apagón que sumió en la más completa oscuridad no sólo al Ciutat de Valencia, sino a todo el barrio de Orriols, lo que obligó a retrasar el comienzo de la segunda parte hasta que los focos del estadio se fueron calentando y encendiéndose poco a poco.

El estadio se quedó a oscuras en el descanso. Foto: Javier Furió

El estadio se quedó a oscuras en el descanso. Foto: Javier Furió

Restablecida la iluminación del estadio, daba comienzo la segunda parte con un cambio en el once de Caparrós: se quedaba en el vestuario Chris Lell  y entraba Ivanschitz, enmendando así la novedad de la inauguración titular.

La iluminación del estadio volvió a funcionar en unos minutos, poco a poco. Foto: Javier Furió

La iluminación del estadio volvió a funcionar en unos minutos, poco a poco. Foto: Javier Furió

En los primeros compases de la segunda parte, el Granada pareció arrinconar al Levante hasta que en el minuto 5, Rubén se sacó de la manga una buena internada que fue frenada por la defensa del Granada aparentemente con la mano. El árbitro no lo vio así y se llevó la bronca de la grada. Esta fue la jugada que espoleó a un Levante que parecía despertarse de un letargo que le había durado 50 minutos.

En el ‘8, Babá se encontraba con una buena intervención de Roberto en un remate en mala posición, a pase de Vyntra. En el ’12, Ivanschitz culminaba una larga jugada de Rubén disparando alto desde la frontal.

Y es que los de Caparrós no encontraban la llave para entrar en el área del Granada con opciones, razón por la cual comenzaron a intentarlo desde lejos. De nuevo Rubén iniciaba una combinación que atajaba Roberto, que se hizo daño aunque no requirió asistencia.

En ese momento, Alcaraz aprovechaba para hacer su primer cambio: Pereira se iba al banquillo y entraba Brahimi. La tuvo en el minuto 15 de nuevo El Zhar, en otra buena combinación que le dejó mano a mano con Roberto que, de nuevo, ganó el meta del Granada.

David Navarro saliendo con el balón controlado. Foto: Jorge Ramírez / Levante UD

David Navarro saliendo con el balón controlado. Foto: Jorge Ramírez / Levante UD

Alcaraz no lo veía claro y sacaba a Foulquier por Nyon en el 18. El Levante estaba apretando y ahora era el Granada el acorralado. En la siguiente jugada, el respetable pidió penalti a Rubén en una jugada embarullada dentro del área.

En el 24, Caparrós movía el banco y retiraba a Pape Diop para dar entrada a Sérgio, que lo intentó pero tampoco fue la solución. En éstas, Bryan Angulo hacía una entrada ‘criminal’ a Rubén y el colegiado le mostraba tarjeta amarilla. Se sentía la impotencia granota. Apenas se había llegado a la media hora del segundo tiempo y ya estaba tirando balones largos.

A la contra, el Granada funcionaba a la perfección. En una combinación magistral del Granada, Keylor Navas hacía la parada de la noche conjurando el peligro. Al costarricense no se le puede pedir más, visto lo visto. En las ocasiones que tuvo oportunidad de parar las acometidas de los andaluces, lo hizo con solvencia.

Alcaraz retiraba entonces a Buonanotte para dar entrada a Piti. Pocos se imaginaban lo importante que iba a ser para el Granada aquella entrada. Y cuando el aburrimiento casi acaba con la grada pidiendo almohadas, Baba Diawara animó el cotarro al recibir una falta en la frontal ante un balón que venía de las nubes, enviado por Nong. Más un rechace que un pase. Pero tampoco era la buena y Sérgio la mandaba a la derecha del marco de Roberto.

La afición aplaudió al equipo pese a la derrota al finalizar el partido. Foto: Javier Furió

La afición aplaudió al equipo pese a la derrota al finalizar el partido. Foto: Javier Furió

El Levante no parecía querer la victoria, así que en los últimos minutos la buscó el Granada. Una falta en la medular, escorada a la derecha, la tiró con maestría Piti haciendo inútil la estirada de Navas, que la tocó pero entró por su derecha. Para la polémica, la posición de Iturra, detrás de la barrera, intentando despistar al portero levantinista. En cualquier caso, esa picardía no era ilegal y el gol subió al marcador. El graderío encajaba helado el jarro de agua fría, en el último suspiro del encuentro. Si ya molestaba el empate, la derrota acabó con los aficionados abandonando en masa el estadio.

La muestra de la inoperancia del Levante fue la jugada que a punto estuvo de significar el empate un minuto después, pero ningún granota acertó a mandar camino del arco contrario. Sin tiempo a más, se confirmó la catástrofe in extremis del Levante dándole vida a un Granada que coge aire con esta victoria a domicilio inesperada.

VLC Noticias / Javier Furió. Fotos: Javier Furió, Jorge Ramírez / Levante UD

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.