Con la muestra titulada ‘Orígenes’, el San Pío V celebra su 175 aniversario

El Museo de Bellas Artes de Valencia celebra su 175 aniversario con la inauguración de la exposición ‘Orígenes’, una muestra que reúne las 6 primeras piezas que formaron el germen del futuro Museo, en 1839.

Con esta exposición el San Pío V pretende acercar a sus visitantes la historia de la configuración del Museo y su colección que tienen su origen en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y cuya idea comenzó a fraguarse en la figura del mariscal Louis Gabriel Suchet durante la guerra de la independencia española.

El San Pío V celebra su 175 aniversario con una muestra de sus orígenes. (Foto-San Pío V)
image-155657

El San Pío V celebra su 175 aniversario con una muestra de sus orígenes.

El Museo de Bellas Artes abrió sus puertas en el antiguo convento del Carmen, el 5 de octubre de 1839. Sin embargo su origen se remonta varios años antes cuando en 1813 diversas comunidades religiosas donaron estas seis piezas a la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos como prueba de agradecimiento por el servicio de conservación prestado a sus obras durante la ocupación napoleónica de Valencia por las tropas francesas al mando del mariscal Louis Gabriel Suchet.

Se trata de las obras: ‘San Pedro Nolasco intercediendo por sus frailes enfermos’; de Jerónimo Jacinto de Espinosa, procedente de La Merced; el Retrato del Padre Jerónimo Mos, también de Espinosa, del convento de Santo Domingo; la Última Cena del Señor, de Vicent Joanes, del Carmen; el Sueño del Niño Jesús, de Vicente Castelló, de los trinitarios descalzos de la Soledad; la Calle de la Amargura, de Joan de Joanes, del Temple, donada por la Orden de Montesa; y una María Magdalena, del mismo Espinosa, del convento de monjas de Santa Catalina de Siena.

Las dos últimas pinturas proceden del Museo del Prado, cedidas en préstamo para la exposición. Ambas fueron regaladas por la Academia al rey Fernando VII en 1814. Las obras fueron seleccionadas por el pintor de cámara y académico Vicente López Portaña, como obsequio rey Fernando VII cuando el 22 de abril de 1814 visitó la corporación valenciana a su regreso del exilio en Valençay (Francia).

Ahora, 200 años después, se vuelven a reunir de nuevo aquellas seis obras donadas a la Academia en reconocimiento a su labor de salvaguarda y protección del patrimonio artístico conventual valenciano y que constituyeron el núcleo inicial del futuro Museo de Bellas Artes de Valencia.

La exposición se complementa con una escogida selección de 21 obras pertenecientes a las colecciones del propio Museo de Bellas Artes y al Archivo José Huguet de Valencia, en las que se puede apreciar diferentes imágenes gráficas de la ciudad de Valencia, así como visiones concretas del entorno urbano de las dos sedes que el Museo de Bellas Artes de Valencia ha tenido a lo largo de sus 175 años de presencia en la ciudad, el antiguo convento del Carmen y, desde 1946, el Colegio-Seminario de San Pío V.

Entre las piezas destacan las pinturas que retratan a los ‘protagonistas’ de estos orígenes como el mariscal Suchet, obra de Vicente López, ‘Fernando VII’ de Miguel Parra, el retrato del pintor ‘Vicente López’, realizado por Bernardo López Piquer. Además, se han incluido dos alegorías de la Academia, una de Antonio de Villanueva y otra de Manuel Camarón, además de una composición triunfal con Fernando VII como protagonista.

Germen del Museo

Louis-Gabriel Suchet (1770-1826) fue un militar francés que alcanzó el grado de mariscal de Francia con Napoleón, quien lo consideraba uno de sus mejores generales. Intervino en la guerra de independencia española desde noviembre de 1808 hasta fines de 1813.

En 1812, y con la intención de atraer a la causa napoleónica los estamentos y corporaciones más emblemáticas e influyentes de la ciudad el mariscal Suchet expresó su voluntad de formar un museo con las pinturas, esculturas, medallas y libros requisados a los conventos de regulares, además de las colecciones que hasta ese momento había atesorado la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Esta decisión del mariscal quedó reflejada en el acta de la junta académica que tuvo lugar el 16 de enero de 1812. Vicente López, en su calidad de Director de Pintura de la corporación, fue uno de los académicos comisionados para seleccionar las obras de arte que fuesen dignas de conservarse en el Museo.

Conservada la paz y restablecido el gobierno nacional, en 1813 la mayor parte de las obras de arte fueron devueltas a sus lugares de origen. Sin embargo seis órdenes religiosas regalaron estas seis joyas que darían inicio al verdadero Museo que comenzaba a configurar su colección, hoy en día al servicio de los valencianos.

El impulso definitivo para la creación del Museo de Bellas Artes de Valencia vino dado por las medidas desamortizadoras de 1835-1837 que propiciaron la formación de museos provinciales de Bellas Artes con las obras de arte incautadas a los conventos suprimidos: se recogieron alrededor de 2.446 pinturas, 113 grabados, 45 esculturas, 6 retablos y otros objetos artísticos. Así quedó formado el grueso de la colección pictórica del actual Museo de Bellas Artes de Valencia, cuya titularidad, dada su génesis, pertenece al Estado.

El Péndulo de VLCNoticias

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.