Dombon, un pionero de la aviación española. Vecino de la calle de la Reina, en el Cabanyal

Dombon saltó a la fama a mediados del siglo XIX por ser uno de los pioneros de la aviación -o al menos acaparó las noticias en 1863- al intento de construir un aparato volador en su casa de la calle de la Reina, nº 105 (tal vez fuera la que ahora ocupa la Biblioteca Municipal o junto a ella).

Calle de la Reina, 105 (siglo XIX)

Calle de la Reina, 105 (siglo XIX). A. P. R. S.

Modelos de primitivos aviones. A. P. R. S.

Modelos de primitivos aviones. A. P. R. S.

Escasos son los datos que poseemos del intrépido inventor. Sabemos que era de mediana posición y que estaba muy interesado en la navegación aérea. Leía cuantas noticias venían del extranjero, especialmente las emanadas de academias como Enmont (Bruselas) y Fleyrer (Turingia), del portugués Guzmao que en Río de Janeiro lanzó a los aires un “globo de humo” (siglo XVII), o los descubrimientos y adelantos de los hermanos Montgolfier.

Dombon había comunicado a sus amigos que estaba construyendo un aparato para volar. Hubo quien le prestó ayuda económica y, con el mayor secreto, marchó a la Corte en donde logró la protección de la mismísima Isabel II. Puso manos a la obra y comenzó la construcción, en el corral de su casa, de aquel pájaro volador, como nuestro paisano tituló. Trabajaba oculto para que nadie viera sus progresos.

Hubo quien le prestó ayuda económica y, con el mayor secreto, marchó a la Corte en donde logró la protección de la mismísima Isabel II.

Fue todo un misterio. Pero el 9 de julio de 1863, el Diario Mercantil de Valencia, recogió la noticia anunciando la visita de Dombon a la Reina y salieron a la luz más detalles. El pájaro-buque tenía las dimensiones de un falucho (especie de lancha), un camarote de proa con dos butacas y otro camarote en la popa, el destinado al director o capitán. Llevaba una rueda de hélices y era casi todo de hierro.

Método de aviación. A. P. R. S.

Método de aviación. A. P. R. S.

Dombon anunció la inauguración del vuelo prevista para el primero de enero de 1864. Volaría a Madrid en dirección al propio Palacio Real y así saludar en persona a la Reina. Después continuaría el viaje a Filipinas.

Dombon anunció la inauguración del vuelo prevista para el primero de enero de 1864. Volaría a Madrid en dirección al propio Palacio Real y así saludar en persona a la Reina.

Sin que sepamos los motivos el vuelo fue anulado “hasta nuevo aviso”. Algunos periódicos se ensañaron con nuestro inventor y dijeron que no estaba cuerdo y que era un simple iluso, incluso dudaron si realmente existió aquel aparato que nunca vieron. Lo bien cierto es que Dombon pasó a la fama. La calle de la Reina fue testigo de aquellas noticias con tintes de leyenda. Quien sabe si voló o se “volatizó” el invento.

A. P. R. S. = Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

4 Responses to "Dombon, un pionero de la aviación española. Vecino de la calle de la Reina, en el Cabanyal"

  1. Javier Luna  21 de marzo de 2014 at 20:23

    Admirable es la verosimiliitud del relato de Rafael Solaz en sus pormenores relativos al interés de Dombon por documentarse, a la búsqueda de financiación y, finalmente, al sigilo y detalles de aquel primer prototipo que es descrito con singular y no menos sorprendente detalle y maestría.
    Sólo el interesado y aquel corral de la casa situado en la C/ Reina 105 fueron testigos de su objetivo, que era volar. Poco importa sí se logró o no, pues lo que sin duda alguna consiguió fué sentir pasión y disfrutar con lo que hacía y encontrar en ello su felicidad plena.
    ¿ Volar o no volar ?. ¡ Qué más da !. Lo más importante es ser verdadera e inmensamente feliz.

    Responder
  2. Julio Cob  21 de marzo de 2014 at 23:36

    Es increíble pensar que cuando “ascender” a los cielos se limitaba prácticamente a los vuelos aerostáticos, fuera en el Cabanyal donde un avión emprendiera por primera vez un largo viaje y nada menos que hasta Filipinas. Dombon fiel al “pensat i fet”, pero al tanto de lo que sucedía en el mundo, no se lo pensó dos veces y quiso escribir las primeras páginas de la historia de la aviación. Rafael Solaz nos descubre un hecho insólito como lo hubiera sido que un ilusionado cabanyalero y desde su propio domicilio, lanzara su particular eureka. Un increíble Dombon en la misma medida que Rafael Solaz nos fascina por su labor investigadora.

    Responder
  3. Capt. Francisco J. Luna Montesinos.  24 de marzo de 2014 at 11:10

    Magnífico artículo de investigación en el que Rafael Solaz nos muestra aspectos de mi querida y siempre recordada ciudad de Valencia, a la que añoro desde la distencia.

    Como todos los apasionados por los objetos mas pesados que el aire del siglo XVIII, de seguro un denodado inventor, aunque algo impreciso ingeniero aeronaútico.

    Dombon, cual Julio Verne e igualmente un visionario, vislumbró no sólo los complejos diseños de los primitivos aviones comerciales que se empezarian fabricar durante el perido de entreguerras entre 1918 a 1939, sino también los míticos “raids aéreos” del imperio Español a Filipinas como de la “Patrulla El Cano”, integrada por tres aviones “Breguet XIX” en 1926 que años ms tarde; en 1932, repetiria esta vez en solitario el famoso Fernando Rein Loring.

    Desde luego Dombon persiguió un ambicioso proyecto e incluso más ambiciosos objetivos, pero no mucho mas alejados a aquellos de Sir George Caylely, Chanute, lilienthal, Leonardo da Vinci o Langley.

    Desafortundamente en los tiempos de Dombon éste se anticipo en demasiadas áreas a su tiempo; los enormes y pesadisimos (en toneladas) motores de vapor con su además ínfima relación peso/potencia, los limitados metales/aleaciones conocidos hasta mediados del siglo XIX adems de la inexistencia de utiles y herramientas apropiadas jamás hubieran permitido levantar del suelo un aparato hecho de hierro y con nada menos que varios camarotes.

    Concurrente en la década, pero no sería hasta varios años despues del anuncio de Dombon cuando naceran Charles Taylor, Wilbur y Orville Wright, quienes 39 años más tarde, con primer motor de combustió interna fabricado en alumino, el cual con escasos 12 CV de potencia equiparia el “Flyer I” que los hermanos Wright emplearian en su primer vuelo; el dia 17 de Diciembre de 1903, el cual lejos de cubrir una distancia como la existente entre Valencia, Madrid y Filipinas, se extendió tan solo escasos 32 metros durante 12 segundos.

    Capt. Francisco J. Luna Montesinos
    Director de Operaciones / Jefe de Pilotos
    Gulfstream G-200,G-280,G-450,G-550 – Dassault Falcon 900, 7X
    [Dept. V.V.I.P. / V.I.P. / Corporativo; Intercontinental].

    MOREFORTUNES(s) Pte Ltd.
    6 Marina Boulevard
    The Sail @ Marina Bay
    Singapore, RS 018895

    Responder
  4. Rafael Blanca  24 de marzo de 2014 at 19:29

    De nuevo, Rafael Solaz, no deja de sorprendernos con temas apasionantes de nuestra historia local. Es de agradecer su erudición y su trabajo detectivesco, que saca a la luz anécdotas interesantes de los que hoyaron esta tierra antes de que fuera asfaltada.
    Saludos cordiales.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.