Los intrusos y las dietas milagro, pueden arruinar tu vida  

ARTÍCULO DE OPINIÓN. PRESIDENTA CGDN

Los intrusos y las dietas milagro, pueden arruinar tu vida

Alma Palau, presidenta CGDN
image-166184

Presidenta del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas (CGDN)

 Desde mi punto de vista, el problema del intrusismo sanitario, para abordarlo correctamente, hay que enfocarlo, en primer lugar, desde el prisma del paciente. El primer afectado siempre es el paciente, el ciudadano que es engañado y manipulado en el ámbito de su salud o la de su familia.

Por ponerme en situación, pienso en la semana pasada y recuerdo que he ido al dentista a hacerme una endodoncia, y he llevado a mi hijo de año y medio al fisioterapeuta y al terapeuta ocupacional, porque padece parálisis cerebral y tiene que hacer rehabilitación. Y pienso, sin lugar a dudas, ni remotamente pondría, a mi hijo o a mí, en manos de una persona que no estuviera cualificada, y diré más, y que no esté colegiada. Porque el Colegio, ahora que trabajo dentro, sé que vela por el buen ejercicio profesional de sus colegiados.

A mí no se me ocurre hacer funciones de enfermería, diagnosticar enfermedades, dar fármacos, prescribir actividad física específica, o cualquier cosa que no me competa específicamente, porque hay expertos en esas materias que lo harán muy bien, yo solo haré chapuzas, además de estar cometiendo un delito y me pueden pillar.

Cada profesional debe ejercer en SU campo

La clave para combatir el intrusismo está en el paciente, en que exija cualificación. Sin embargo, el paciente no tiene por qué tener conocimientos de las competencias de cada profesional. Ahí entran los Colegios Profesionales. ¿Quiénes mejor que nosotros para dar a conocer nuestra propia profesión?

En el caso de los Dietistas-Nutricionistas, o del campo de la Nutrición Humana y Dietética, la problemática es de etiología diferente. Por un lado, algunas profesiones sanitarias tienen conocimientos de nutrición, necesarios para el ejercicio de SU profesión, y algunos confunden ejercer mejor su profesión con ejercer la profesión de otro. Y por otro lado hay muchos más que no son ni profesión sanitaria, creen saber de nutrición porque han leído un poco, han hecho un curso online de seis semanas, seis meses, o incluso un master y se autoregalan el título de Dietista-Nutricionista por Navidad. En esta variedad los hay desde peluqueros hasta terapeutas psiconeuroinmunólogos, que no sé muy qué son.

Las peligrosas “dietas milagro”

A esta variedad de intrusismo profesional, hay que añadir el mundo empresarial del que surgen continuos remedios para el sobrepeso y la obesidad. ¡Qué oportunos! Se inventan tratamientos para todos los gustos, para perder desde 50 kg hasta bajar 1 talla para el fin de semana, o perder justo la grasa allí donde se nos antoje, y por supuesto, sin ningún esfuerzo, incluso durmiendo. Eso sí, a precios astronómicos y lo peor de todo, la mayoría de veces perjudiciales para la salud, que además, cuando los abandonas recuperas más kilos de los que ya tenías, así que el negocio es redondo del todo. Pero la realidad es que esto no es algo cómico sino muy serio y que sí debería considerarse un delito, un atentado directo contra la salud. De hecho, me sorprende que aún no se haya creado la AADM, Asociación de Afectados de las Dietas Milagro o de los Productos Milagro.

Los ejemplos más llamativos de fraude además se anuncian con letreros enormes:

  • Dietas hiperproteicas de 800kcal (lo recomendado son entre 1800 y 2200kcal) donde el 90% las aportan las proteínas (lo recomendado es un 12-15%). Y que rondan un coste de 300-600€ al mes para que controlen que tu hígado no reviente.
  • Las dietas milagro (alcachofa, limón, melón, melocotón, savia de arce, agua de mar…) que pueden acabar con la salud de tu aparato digestivo o tus dientes.
  • Centros de adelgazamiento & tienda de herboristería, donde te “regalan” la consulta dietética y te “obligan” a comprar su producto. Estos métodos rondan los 30€ por semana de objetivo de ventas.

¿Cómo evitar el fraude?

Los métodos fraudulentos son fáciles de detectar y brillan por la ausencia de deontología:

  • La venta de producto va unida al tratamiento.
  • El producto que debes tomar solo lo fabrican y venden ellos.
  • La visita o consulta dietética se realiza en un establecimiento comercial sin registro sanitario.
  • Dan garantía de resultados.
  • Utilizan un caso aislado como evidencia científica.

Yo veo el intrusismo como la mala hierba que crece en el campo. Si cada paciente se protege no arrimándose a ella, cada D-Ns cuida su parcelita, la mantiene limpia y hace bien su trabajo, y el Colegio Oficial hace su trabajo de dar a conocer la figura del D-Ns y de la Alimentación Saludable, la mala hierba dejará de tener omnipresencia, quedará patente su mala praxis, y morirá sola o se reinventará.

La cuestión es que aún se conoce poco la figura profesional del Dietista-Nutricionista. La gente no nos concibe aún como a un profesional sanitario más, al que debería acudir cuando tengo una patología crónica como hipertensión, diabetes tipo I ó II, hiperlipidemias, sobrepeso u obesidad, o cuando padezco o he padecido un cáncer, cuando tengo una intolerancia o alergia alimentaria, cuando estoy en rehabilitación por un traumatismo, o creciendo, o adelgazando, cuando estoy embarazada o muy estresado, cuando me hago mayor y me faltan las fuerzas o tengo osteoporosis. Más aún cuando son varias las patologías o situaciones de riesgo que padezco.

El D-N, la mejor inversión en Salud

Son bastantes los estudios económico-financieros que demuestran que por cada euro invertido en un Dietista-Nutricionista, el Sistema Sanitario se ahorra entre 5 y 6 euros, porque se curan patologías crónicas, se disminuye el consumo de fármacos, disminuye el número de visitas al médico de cabecera, el tiempo de hospitalización y la reincidencia o reingreso, se acortan los tiempos de rehabilitación, se va menos al psiquiatra… porque con una alimentación saludable, se vive mejor y más contento.

Además de la nutrición clínica, estamos especializados en áreas muy importantes y variopintas como, la restauración colectiva de comedores escolares, hospitales, cárceles y/o residencias. La nutrición deportiva. La nutrición comunitaria y salud pública. La industria alimentaria y diseño de nuevos productos. La higiene y seguridad alimentaria. La docencia y la investigación. La formación y educación nutricional.

La mayoría como autónomos o empresarios, algunos por cuenta ajena y unos pocos en el ámbito público.

Ante cualquier duda, lo mejor es consultar en el registro del Colegio profesional de cada comunidad autónoma, o bien acudir al Consejo General de Dietistas-Nutricionistas www.consejodietistasnutricionistas.com.

El secreto está en no dejarse tratar por uno o una que no sea Dietista-Nutricionista. Nuestro sello identificativo está en el guión. Ni dietistas, ni nutricionistas, ni nutriólogos, ni expertos en nutrición. Somos Dietistas-Nutricionistas, o D-Ns para los amigos, con  “guión saludable.

Alma Palau Ferré

Presidenta del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

18 Responses to "Los intrusos y las dietas milagro, pueden arruinar tu vida  "

  1. Alberto  22 de enero de 2015 at 12:14

    El secreto está en engañar, porque como lo dice esta mujer abusando de su cargo no podemos dejarnos tratar por nutriólogos, que son los profesionales de la nutrición egresados con una carrera universitaria de 5 años cursada en México y con su cédula profesional, o por nutricionistas con carrera de 5 años en otros países. Ha de ser con un Dietista-Nutricionista porque así lo dicta ella, por poder divino presidencial.
    ¿Que me puede pasar si me trata un nutricionista-dietista (n-d y no D-N), me puedo morir?

    Responder
    • Leticia  22 de enero de 2015 at 15:10

      Creo que te estás equivocando , un dietista – nutricionista es una persona que estudia 4 años de carrera ( como estoy haciendo yo) y que luego probablemente tendrá que hacer un master que le llevará otro año más y luego seguir toda su vida estudiando mientras ejerce su profesion para mantenerse al día.Esta mujer no está abusando de su cargo ni mucho menos y yo como estudiante y futura profesional me siento orgullosa de que haya personas como ella que sepan defender tan bien nuestra profesión ya que la mayoría de la gente no tiene ni idea de todo lo que tenemos que estudiar ni de las competencias de nuestra profesión.

      Responder
  2. AMB  22 de enero de 2015 at 19:55

    Aunque estaría bien que se aumenten los puestos de trabajo de nutricionistas para descargar de trabajo a los médicos de primaria, en este articulo se da a entender que un medico no puede encargarse de la dieta de un paciente. Un medico puede ocuparse de el 90 % de las dietas de sus pacientes.
    Otro tema es que no creo que la carrera de nutrición necesite de 4 años de formación, ya que está repleta de “créditos basura” para rellenar horas lectivas. Con 3 años estaba la carrera muy completa ya. Ohora son 4 años mas master… que no aportan nada.

    P.D: Dicho esto estoy en contra en lo referente a los “gurus” y expertos “fitness” que invaden internet y la tv cada día y creo que es normal que los nutricionistas reclamen su lugar en comparación con estos.

    Responder
    • Mario  24 de enero de 2015 at 14:33

      El conocimiento no tiene límites, cualquier carrera podría ser de 3, de 4 ,de 5, de 6 o de los años que fueran. De hecho, en algunos paises esta carrera es de 5 o 6 años. Y de hecho ningun titulado universitario sale totalmente preparado de la carrera para poder ejercer. Todos deben continuar su formación. Por lo que no estoy deacuerdo con lo que dices de que la carrera tendria que ser de 3 años en vez de 4. Aunque si pienso que tiene mucha materia basura que se deberia sustituir por otra más util. En cuanto a lo de que los médicos saben hacer dietas.Yo te diria que eso depende del tipo de medico, depende de la complejidad de la dieta que requiera el paciente, depende de la formación que haya recibido el medico sobre estos temas y depende de la calidad que tu creas que debe tener una dieta, porque no es lo mismo decir que no consuma azucar ni grasa, algo sencillo que no requiere apenas formación y que para mi seria mas un consejo que una dieta, que algo mucho más complejo y elaborado que requeriria más formación. Pero te puedo decir con seguiridad, que la formación en la carrera de medicina sobre estos temas, ahora mismo ,desconozco como era antes, es bastante escasa.Pero tambien se, que algunos medicos lo saben hacer bien, aunque la inmensa mayoria no. Ser medico, no implica necesariamente saber hacer bien dietas. Además este trabajo es muchas mas cosas que solo eso.

      Responder
    • JAnt  26 de enero de 2015 at 02:03

      Precisamente estoy acabando la carrera y puedo asegurar que en 4 años no hay tiempo para meter demasiados “créditos basura”; de hecho ojalá hubiera más tiempo para poder estudiar largo y tendido y profundizar más sobre temas relacionados con la microbiología, la bioquímica o la industria alimentaria, por ejemplo, que se estudian, por supuesto, pero son campos en los que se podría ampliar más aún la formación de los nuevos graduados. Sobre lo de que el 90% de los médicos pueden ocuparse de las dietas, estamos todos de acuerdo de que un médico debe tener (y tiene) conocimientos de nutrición, pero la nutrición no acaba en los nutrientes y en las calorías, no es tan superficial, va mucho más lejos, y ahí es donde llega el dietista-nutricionista. De hecho, para decirle a alguien “coma usted más fruta y verdura y menos carne y grasas saturadas” no hace falta ser ni médico ni dietista-nutricionista ni nada, sólo tener sentido común.
      El hecho de que en la sanidad pública no se contemple aún la figura del dietista-nutricionista y que el sector privado esté lleno de charlatanes es un lastre que sigue catalogando esta carrera como una carrera menor y de la cual parece ser que salen personas que se pasan el día comiendo lechuga, contando calorías y haciendo dietas a base de hierbas. Nada más lejos de la realidad, somos profesionales con sólidos y sobrados conocimientos sobre el cuerpo humano, su funcionamiento global y, por supuesto, todo lo relacionado con el metabolismo, según edad, sexo, e incluso cultura o raza, además de lo relacionado con fármacos, tóxicos, restauración colectiva y hospitalaria, industrias, higiene… y eso sin meterme en el extenso campo de la dietética y sus aplicaciones.
      Somos profesionales de la salud, pero no curamos, prevenimos y proporcionamos salud y calidad de vida… otra cosa es que el 99% de las personas que acuden a un profesional lo hagan para adelgazar.

      Responder
  3. AGM  23 de enero de 2015 at 00:10

    totalmente d acuerdo con AMB

    Responder
  4. abc nh  23 de enero de 2015 at 17:21

    Me gustaria saber que pasa con los técnicos superiores en dietética y nutrición… es que no somos también profesionales(aunque no seamos d-n)? vale que no tenemos ni carrera ni máster, pero nuestro tiempo de estudio y nuestra experiencia tambén es muy válida… a nosotros ni siquiera nos permiten colegiarnos y tenemos que buscar salidas profesionales, que mucha veces se corresponden con algunas citadas en el artículo… lógicamente una peluquera (por poner el ejemplo que ella misma ha utilizado) no puede asesorar a un cliente sobre la pérdida de peso y la alimentación equilibrada, pero, por favor, no caigamos en el error de desprestigiar a profesionales que llevamos años asesorando y ayudando a nuestros clientes.

    Responder
    • AMB  24 de enero de 2015 at 12:53

      No, simplemente en tiempos de escasez laboral, hay gente mejor preparada que vosotros para optar a los mismos puestos. No puedes esperar que se contrate a alguien con un modulo profesional antes que a alguien que se ha sacado una carrera universitaria, no seas ingenuo.

      Responder
      • abc nh  26 de enero de 2015 at 11:23

        Lo siento, no soy ingenuo; no se por qué será, pero a mi no me ha faltado trabajo desde que acabé de estudiar, al igual que a muchos compañeros, y esto fué recien estrenada la crisis.

        Responder
    • LV  27 de enero de 2015 at 14:50

      Lo siento pero decir que ser técnico en dietética y nutrición es como ser D-N es como hacer un curso de masajes y hacerte llamar fisioterapeuta. Y no es caer en el error de desprestigiaros, es simplemente que cada uno debe estar en su sitio, está claro que una carrera universitaria está bastante por encima en cuanto a tiempo, conocimientos y responsabilidades a la hora de ejercer (de ahi que un técnico no pueda elaborar dietas propias sin la supervisión de un D-N).

      Responder
      • pep  1 de marzo de 2015 at 17:07

        jajajajaja, vamos a ver yo soy técnico superior y estoy terminando el grado porque me han convalidad casi 2 años de estudios por tener la FP,,, y sabeis que,,, he aprendido mil veces mas con el FP que con el grado,,, pero de largoooo… con el FP sales mejor preparado que con la antigua diplomatura, y es mas…. quien dice que un técnico no pueda poner dietas sin supervision!!!!!! puede ponerlas sin patología previa,, que es distinto!!!!! ahhhh que catetos!!! pero no hay como tener los 2 estudios oficiales… siempre apoyare a los de FP,, la estupidez del grado no se me subiré a la cabeza! paletos!

        Responder
  5. David  24 de enero de 2015 at 14:09

    La gente aprende de lo que ve. Ve a alguien sin la formación adecuada, que se hace llamar nutricionista o dietista y que trabaja en una herboristeria, en un gimnasio, en una farmacia o parafarmacia haciendo algo que él llama “dieta”, con fines por ejemplo estéticos y esa es la imagen equivocada que se llevan a casa, tanto de la profesión de nutricionista como de lo que es y para que sirve una dieta. Por ese motivo, no saben lo que realmente son las dietas.No saben que no son lo mismo que hacen esos intrusos. No saben que realmente son tratamientos para patologías, evidenciados cientificamente, como podría serlo cualquier otro.Tampoco conocen la complejidad de elaborarlas para que que tengan resultados y la de valorar al paciente para plantear como realizar su tratamiento de una manera adecuada. Piensan tambien, debido a tanto intruso, que es algo facil y que no requiere un nivel elevado de formación, que con un cursillo , un master o una asignatura en la carrera es suficiente y que otros profesionales sanitarios sin la formación de D-N saben hacerlas adecuadamente.

    El desconocimiento y mal-conocimiento tanto de la profesión de D-N como de la actividad profesional de la dietetica y dietoterapia es absoluto.

    ¿Cómo van a acudir a la consulta de un D-N si no tienen una idea correcta sobre cual es y para que sirve su trabajo? ¿Cómo van a acudir a su consulta, si piensan que una formación de 5 años de carrera para hacer el trabajo, que la gente cree corresponder al D-N, es demasiado? ¿como van a acudir a tu consulta si piensan que eres lo mismo que el intruso de la esquina?¿Como van a acudir a tu consulta si tienen una idea tan equivocada de lo que es una dieta, la dietoterapía etc…?

    Responder
    • AMB  25 de enero de 2015 at 11:05

      Una vez mas se da a entender que un medico no puede realizar la labor de un D-N, cuando esto no es así. Un médico tiene una sobrada y suficiente formación para elaborar dietas de cualquier tipo. Esto es así le pese a quien le pese, ya que un médico entiende perfectamente la fisiopatológica de las patologías que trata, mientras que un D-N no. Yo entiendo que intentéis defender vuestra profesión, pero creo que podéis hacerlo sin cargar contra los médicos (se nota que a muchos no les llego la nota para medicina y viven resentidos). Un médico SI esta peraparado para realizar todo tipo de dietas. Y en la URV por ejemplo hacemos 3 asignaturas de D-N, no una y haciendo 2-3 asignaturas mas te sacas la doble titulación, así que poco sabe mas del tema un D-M que un médico.

      Responder
      • VMA  25 de enero de 2015 at 12:34

        Debe ser que en la URV regalan los títulos, porque yo soy médico y cursé un máster de 2 años en Nutrición Clínica y Hospitalaria. Con todo sigo pensando que me faltan conocimientos en nutrición y dietética. Trabajo junto a un dietista-nutricionista y no deja de sorprenderme su preparación y conocimiento en la materia, ambos nos enriquecemos sin duda alguna.
        Sí, soy médico-nutricionista, y considero que al igual que los dietistas-nutricionistas somos necesarios. En ambos casos somos nutricionistas, y hay que respetar más esta profesión.

        Responder
        • BMA  26 de enero de 2015 at 20:41

          Vamos que en el mir te quedaste con familia y decidiste hacer algo mas… Entiendo que valores tu profesión, pero no le quites valor a los medicos. Informate de quien da la carrera y asignaturas de nutrición en la URV antes de hablar, puede que de muchos de los congresos a los que acudes.

          Responder
  6. VMA  27 de enero de 2015 at 14:35

    Dirección de Unidad Hospitalaria de Endocrinología y Nutrición.
    AMB/BMA sencillamente cansas.

    Responder
  7. Alejandro  27 de enero de 2015 at 23:08

    Esta señora habrá descubierto la nutrición, pero resulta que en España ya llevamos varias décadas formando a expertos en esta área. Intrusismo en nutrición pero no en seguridad alimentaria y tampoco en otras tantas áreas profesionales (debe aclararse usted ). Mire, usted tiene una grabe confusión respecto a que es intrusismo. Y no confunda la ley de ordenación de profesiones sanitarias, con una ley para el abastecimiento regulado de personal, que es su única finalidad. Entiendo que seria de su agrado, que todos los que no somos Diplomados dn, estuviéramos alejados de esta área profesional, lo siento pero no es así , y la legislación futura apunta todo lo contrario. Por otra parte, no esta de más recordarle que la diplomatura de nutrición es un invento de las universidades privadas, cuando la ANECA regalaba titulaciones académicas, lo sabe verdad…realmente su discurso resulta aburrido y algo casquivano, quizás en Zambia cuele…

    Responder
  8. Jose Enrique  5 de marzo de 2015 at 02:44

    Estoy de acuerdo con el artículo pero también hay cosas que me chirian los oídos. Yo soy Cheff, mi hermana dietista-nutricionista, mis hermanos han acabado empresariales….y estoy cansado de ver médicos en la puerta del hospital fumando, profesores de universidad de empresariales que nunca han puesto una empresa, nutricionistas gordas…..y os puedo garantizar que he visto personas que sin tener estudios de cocina hacer maravillas y trabajan en restaurantes espectacularmente. Afirmaciones tan categóricas me parece muy atrevido….aúnque respetable

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.