El ciclista belga perdió que lideraba la etapa control de su bicicleta en una curva en la que venía a toda velocidad, golpeó contra el muro y cayó al vacío.

Afortunadamente el deportista de 36 años no sufrió lesiones grave y pudo continuar, aunque sí perdió valiosos minutos mientras se recuperaba.

“Estamos aliviados de ver a Philippe Gilbert recuperado y corriendo tras el accidente mientras descendía el por Portet-d’Aspe”, escribió en Twitter el equipo Sky.

Por su parte, Gilbert, del equipo Quick Step, dijo que cuando se golpeó contra las rocas pensó que estaba “hecho pedazos”: “He aterrizado sobre las piedras y en el primer momento he pensado que estaba hecho pedazos, pero finalmente estoy bien y agradezco a todos los que me han ayudado a volver a la carretera”.

Además, reconoció su falta de cálculo: “Ha sido un error mío en la trayectoria al entrar en la curva”.

Finalmente, Gilbert, quien fue ayudado por los asistentes para saltar el muro y regresar al circuito, terminó con un corte en su codo y tobillo izquierdo debido a la caída, pero podrá seguir la competencia.