Sarrià denuncia la complicidad de Barberá con Rajoy para eliminar el soterramiento de vías de RENFE

Los socialistas insistirán en la necesidad de aprobar un único proyecto de reparcelación y urbanización así como de mejorar estas cargas urbanísticas

El concejal del grupo municipal socialista en el ayuntamiento de Valencia Vicent Sarrià ha manifestado la “gran decepción” de su formación por la propuesta del Gobierno e “trocear” el programa de actuación del Parque Central porque “vulnera el acuerdo unánime de la pasada sesión plenaria de febrero en el que, por iniciativa de los socialistas, se acordó solicitar al Ministerio de Fomento que se aceleren los procedimientos necesarios para dar cumplimiento a lo previsto en el convenio firmado el 26 de febrero de 2003 para la remodelación de la red arterial ferroviaria de la ciudad de Valencia”.

sarria-rueda-de-prensa

Sarrià se ha valorado en estos términos en relación a la decisión del equipo de Gobierno de llevar a la Comisión de Urbanismo, del próximo jueves, la información pública la Memoria corregida del Programa de Actuación Integrada para el desarrollo de la Unidad de Ejecución A.4-1 Parque Central. Según ha explicado, los socialistas confiaban en que tras el acuerdo unánime de febrero la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, “sería más beligerante ante el Gobierno para corregir la sumisión que demostró ante el Ministerio de Fomento”.

Así pues, ha asegurado que lo que el Partido Popular planteará el lunes “no es más que otro troceo del proyecto del Parque Central que sólo responde al interés de Barberá por colocar la primera piedra antes de las elecciones”. Una primera piedra que, ha remarcado, “colocará en una parte menor del proyecto, con un crédito de 45 millones de euros que tendrán que pagar los próximos gobierno municipales, con la mayor parte del parque inacabado y con la negativa de Mariano Rajoy a cumplir sus compromisos con Valencia”.

La actuación que se presentará en la Comisión de Urbanismo pretende dividir en tres fases la urbanización del sector, con los que los socialistas consideran que será “viable tan sólo la más próxima al barrio de Russafa, liberada del tráfico ferroviario, pero dejará las otras dos sin posibilidad de ejecución ante la negativa del Ministerio de Fomento a cumplir con el convenio de 2003 y adjudicar el proyecto de la nueva estación y el eje pasante para el soterramiento de las vías”.

“Nadie entiende las razones por las que no está gestionando todo el ámbito como una única unidad de actuación, tal como está previsto en el Plan de Reforma Interior aprobado en 2007, ni se han resuelto las alegaciones al Programa de Actuación Integrada expuesto al público en febrero de 2013 y se ha aprobado el proyecto de reparcelación adjudicado en junio de 2010 a la Oficina Técnica Tes SL”, ha expuesto.

Sarrià ha advertido que Barberá está “retrasando el proyecto ante la negativa del gobierno de Rajoy a invertir en la ciudad en esta operación estratégica y al trocearlo está facilitando a Fomento sus pretensiones de incumplimiento del convenio firmado para que los trenes crucen la ciudad en túnel evitando el eterno cul de sac”. Además, ha asegurado que si la alcaldesa “se creyera el acuerdo aprobado en febrero hubiera criticado el Plan de Infraestructuras PITVI 2012-2024 que pretende dar carpetazo a la remodelación de la red arterial de Valencia negándose a aportar presupuesto para el Eje Pasante y la nueva Estación Central”.

No obstante, ha considerado que Rita Barberá está “a tiempo de rectificar”. Al respecto, ha planteado que el programa de actuación tiene que contemplar “un único proyecto de urbanización y reparcelación de los terrenos, que obligaría al Ministerio de Fomento al cumplimiento del convenio del 2003, y a la adjudicación de las obras pendientes como son el Eje Pasante y la nueva Estación Central, sin merma a la calidad prevista en los proyectos redactados”. Asimismo, ha precisado que estas obras de infraestructura deben “contemplarse en los Presupuestos Generales del Estado, como ha ocurrido en todas las demás ciudades de España, y Rajoy no puede pretender que aquí se autofinancien con plusvalías urbanísticas, porque esto además de imposible, es una falta de respeto a los valencianos”.

Sarrià ha recordado que si se aceptaran las alegaciones que el Grupo Municipal Socialista presentó en febrero de 2003 y que están pendiente de resolverse, “estaría garantizada esta infraestructura, porque entre otras cosas hay un 50% de propietarios privados a los que corresponderá unas plusvalías importantes con la transformación de la playa de vías en parques y bulevares, y a los que no se les quiere imponer cargas urbanísticas para que colaboren en el pago del soterramiento”. Por ello, insistirá en la Comisión de Urbanismo en la necesidad de “aprobar un único proyecto de reparcelación y urbanización, y de mejorar estas cargas urbanísticas, ya que nos encontramos en el momento procedimental adecuado, que es la adjudicación del programa de Actuación Integrada”.

Mejorar las cargas de urbanización

La solución pasa por aprobar un PAI que mejore las cargas de urbanización.

El Grupo Municipal Socialista considera que el Gobierno Municipal del PP está planteando la gestión urbanística de la UE Parc Central, cuyo Plan de Reforma Interior se aprobó en 2007 con una generosa edificabilidad de 629.139 m2 de la que el 50% aproximadamente corresponde a las administraciones públicas y el resto a propietarios privados, de una manera equivocada, sin imponer al desarrollo urbanístico las cargas de urbanización correspondientes, salvando así de unos costes imprescindibles al 50% de propietarios privados.

Imponer cargas de urbanización para que los privados participen de los costes de esta infraestructura, es lógico y coherente, y además se realiza en la mayoría de sectores urbanizables para la construcción de equipamientos o infraestructuras similares.

Para el concejal socialista Vicent Sarrià, que el Gobierno Municipal se haya negado desde el principio a hacer partícipes de estos costes a los propietarios privados, que verán mejoradas sus parcelas de una manera significativa con la construcción de un parque de 220.000 m2, el bulevar Federico García Lorca y el soterramiento de las vías, es una actitud bastante sospechosa.

De hecho tal como ha recordado fue ADIF quien en el proceso de exposición pública del Plan de Reforma Interior Parc Central presentó una alegación, rechazada por el Ayuntamiento, para que se incluyera como carga urbanística para colaborar en las obras de soterramiento un total de 170 millones de euros, que se repercutirían entre todos los propietarios públicos y privados del sector.

Parece curioso que el Gobierno Municipal teniendo el antecedente del PGOU donde a los propietarios de los sectores urbanizables de Avda. Francia; Grao y Moreras se les exigía una carga urbanística para el soterramiento de las vías, aquí se haya negado sistemáticamente a hacerlo. Para Sarrià la adjudicación del PAI es el momento para establecer estas cargas urbanísticas, lo que minoraría la aportación que debe hacer el Ministerio de Fomento en este proyecto y evitaría su negativa a llevarlo a cabo.

En esta adjudicación, existe además la posibilidad de incorporar como cargas de urbanización el proyecto de conexión de Federico García Lorca con la V-30, que se dejó fuera del convenio de 2003, para que los vecinos de Sant Marcel.lí y Camí Reial mejoren sus conexiones con la ciudad y no queden abandonados estos terrenos de fomento liberados cuando se soterraron las vías para la llegada del AVE en diciembre de 2010.

Precisamente la mayoría de alegaciones presentadas por el Grupo Municipal Socialista (se adjuntan nuevamente) incidían en la necesidad de incrementar las cargas de urbanización por la importante transformación de los terrenos que se producía mejorando favorablemente las expectativas lucrativas de las futuras edificaciones.

En este sentido proponíamos incorporar la conexión de Federico García Lorca con la V-30; una cantidad finalista para la rehabilitación del patrimonio protegido del sector y una carga urbanística para el soterramiento de las vías de 60 millones de euros. Con la propuesta socialista la repercusión de todas las cargas de urbanización por cada metro cuadrado de edificabilidad estaría en torno a los 338 euros el m2, una cantidad perfectamente asumible para todos los propietarios, que deberían abonar tras la adjudicación del proyecto de urbanización total del sector al girarse las cuotas de urbanización y facilitaría la adjudicación de las obras pendientes por parte del Ministerio de Fomento.

Sin embargo, la memoria del PAI que tramita el Gobierno Municipal plantea una repercusión de cuotas de urbanización por m2 por debajo de los 250 euros, una vez repercutido el IVA y los gastos variables. Los propios técnicos municipales en su informe referido a los costes de urbanización ponen de manifiesto la reducida carga que supone para los propietarios del sector, por debajo de otros sectores de la ciudad como Parque de Ingenieros, Parque de Artillería o PRI Camí Reial, lo que sin duda pone de manifiesto la posibilidad real de incorporar cargas urbanísticas añadidas por el soterramiento al tratarse de una operación estratégica y singular que transformará radicalmente playas de vías por parques y bulevares.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.