Talleres de bicicletas en 1936. Una fotografía, mil vidas y una guerra

La fotografía representa un humilde taller donde se reparaban bicicletas, triciclos, carros de mano y alguna motocicleta de fácil mecanismo. El empleo de la bicicleta era común en los años 30, sobretodo para las clases más humildes. Obreros y empleados eran los que más utilizaban esta clase de transporte. En la ciudad existían los talleres de Jesús Arce (calle de Jesús), Miguel Benlloch (calle de Quart), Amado Caballé (avenida de Bujrasot), José Colás y Miguel Laguarda (ambos en Llano de la Zaidía), Gregorio López (calle de Sagunto), Alfredo Llopis (paseo de Colón), Pascual Llorens (plaza de Sant Bult), Emilio Pérez (calle de Sevilla), José Ruíz (calle Turia), José Torán (Carretera de Barcelona)… y algunos todavía más modestos.

El empleo de la bicicleta era común en los años 30, sobretodo para las clases más humildes. Obreros y empleados eran los que más utilizaban esta clase de transporte

Los accesorios de bicicletas se podían adquirir en la tienda de Rafael Abad, situada por entonces en la calle de la Estamañería Vieja, establecimiento que todavía existe con una antigüedad de más de 90 años. Antonio Boquedano, Ramón Burdeos, Hermenegildo Estrems, Enrique García, Emilio Pérez Navarro, Joan Rovira o José Seguí, eran propietarios de otros almacenes donde se vendían accesorios.

Taller reparación de bicicletas. Valencia. Años 30

Los accesorios de bicicletas se podían adquirir en la tienda de Rafael Abad, situada por entonces en la calle de la Estamañería Vieja, establecimiento que todavía existe con una antigüedad de más de 90 años.

No sabemos si la fotografía que aquí se reproduce es uno de los talleres mencionados ya que no poseemos más datos de la misma. Pero nos permite poner el sueño de la imagen animada. En ella apreciamos al mecánico propietario, con boina y cien años de sabiduría profesional que trabaja aprovechando la luz natural. Dos clientes posan para la eternidad. Uno de ellos mira al objetivo; su faja y los pantalones con remiendos indicando su condición de obrero, persona que, sonriente, tal vez espera la puesta a punto de su bicicleta, su transporte, su mundo. Todos han quedado atrapados en la imagen y sonríen, hasta bicicletas apoyadas en las paredes se alzan como si quisieran atrapar una jaula con ese ruiseñor que pone el canto a la vida.

…hasta bicicletas apoyadas en las paredes se alzan como si quisieran atrapar una jaula con ese ruiseñor que pone el canto a la vida.

La vida. Después vendría la guerra. Ni siquiera las bicicletas escaparon del desenlace, del estruendo de las bombas, de las familias que, desde los refugios de gruesas paredes, aguardaban mudos de terror los cantos de sirena chillona anunciando un cese momentáneo del pavoroso bombardeo. Vidas rotas de jaulas vacías, de bicicletas amontonadas sin pedales ni dueño, de talleres apagados entre paredes manchadas de grasa y sangre, de pantalones con cicatrices sin remendar. Tantos y tantos seres sujetos a la faja del destino. Vencedores y vencidos, triste taller irreparable.

Foto: Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

3 Responses to "Talleres de bicicletas en 1936. Una fotografía, mil vidas y una guerra"

  1. Julio Cob  11 de abril de 2014 at 22:05

    Cada etapa de la vida ha tenido y tiene su espacio, y el hombre necesita desplazarse por caminos no siempre de venturas. En los felices veinte no todo era el glamour embriagador de la gasolina; las largas caminatas, los zapatos y las medias suelas, dieron paso al sudor de los pedales y el toque de la sirena fabril aceleraba los pedales a quienes buscaban su jornal. En la actualidad la bicicleta es ecología, es medio ambiente, ligeras y de lujoso carbono, nada que ver con aquellas macizas de hierro, sudor y lágrimas. Dos mundos entre un centenario espacio que Rafael Solaz con su particular moviola del tiempo nos acerca a caminos polvorientos de piedras, pedales y pinchazos. Las bicicletas son para el verano, pero no siempre lo fueron.

    Responder
  2. Javier Luna  11 de abril de 2014 at 22:30

    ¡ Qué ilusión. siendo niño del aquel entonces, al esperar que los Magos de Oriente te trajesen una bicicleta !. Y la bici, cuando llegaba, te hacía sentirte libre y explorar un mundo de nuevas sensaciones, descubriendo alicientes inesperados y corriendo riesgos de los que no siempre salías bien parado. Pero pese a ello, ¡ bendita aquella bici y también bendito se recuerdo !.
    Rafael Solaz, nos ilustra con la fotografía que es el eje de su artículo y nos hace un detallado relato del mágico mundo del taller por el que la bici tenía que pasar si quería prolongar su vida y salir del mismo con la fuerza de un brioso corcel. Los mecánicos que las reparaban y las tiendas de accesorios, en ambos casos con su notoriedad y prestigio, contribuyeron a que los sueños de entonces hayan tenido continuidad y los vayan a seguir teniendo en lo sucesivo.
    ¿ Hacemos una apuesta en el sentido de que la bicicleta es el
    medio de locomoción que más perspectivas de futuro tiene ?. ¿Quién da más ?

    Responder
  3. Luis Carrasco  11 de abril de 2014 at 23:40

    si aquellos mecánicos viesen estas valenbisi…………….

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.