BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

Un condenado a muerte por sodomía. El patíbulo en la Valencia del siglo XIX

En el siglo XIX se estableció el “garrote vil” como forma de ejecución a los reos condenados a muerte. Un patíbulo de quita y pon se instalaba en el antiguo cauce del río, entre los puentes de Serranos y de la Trinidad, en el muro-pretil recayente a la parte de la ciudad.

Valencia. Siglo XIX. Foto: A.P.R.S.

Valencia. Siglo XIX. Foto: A.P.R.S.

Allí tenían lugar las ejecuciones que, como si de un espectáculo público se tratara, eran anunciadas días antes para todo aquel que quisiera presenciarlas. La función pasaba a ser toda una diversión macabra ya que los espectadores se colmaban de morbosidad con comentarios acerca del tiempo de ejecución, de la cara postmortem del ajusticiado, de los momentos previos a la ejecución… ¿Se desmayaría el reo? ¿Blasfemaría enloquecido como un endemoniado?

Un patíbulo de quita y pon se instalaba en el antiguo cauce del río, entre los puentes de Serranos y de la Trinidad

Cauce del río. Años 50. Foto: A.P.R.S.

Cauce del río. Años 50. Foto: A.P.R.S.

Corría el año 1876 cuando se debía ejecutar al “Pelufo”, natural de Alzira, acusado por crimen y, sobre todo, de sodomía, práctica no bien vista por la Iglesia. En los momentos que estuvo “en capilla” le visitaron, según la costumbre, diversos Hermanos de la Caridad quienes tenían la misión de ayudarle en el bien morir y hacer que se arrepintiese de sus pecados. Le obsequiaron con una copita de Jerez. La lúgubre capilla se hallaba situada en el torreón del Águila, junto a las torres de Serranos.

Previamente los frailes de la Caridad habían recorrido la ciudad haciendo sonar unas campanillas que anunciaban la inminente ejecución y mostrando los cepillos recaudatorios decían: “para decir misas por el reo que van a ajusticiar”, repitiendo esta frase cabizbajos y a ritmo de campanilla.

…los frailes de la Caridad recorrían la ciudad haciendo sonar unas campanillas que anunciaban la inminente ejecución…

El día antes de al ejecución, a medianoche, comenzaron a levantar el patíbulo, un tosco tablado de madera con escalerillas. Arriba, en el centro, se había colocado el grueso palo que sostenía ese artilugio infernal popularmente llamado torniquete, el que tras unas vueltas de tuerca daba acceso al tornillo que se introducía en la nuca de los reos. Un espectáculo lamentable que hacía desencajar el rostro y sacar la lengua del ejecutado, casi siempre cubierto con una capucha negra.

Conducción del ajusticiado. Foto: A.P.R.S.

Conducción del ajusticiado. Foto: A.P.R.S.

El “Pelufo”, en esta ocasión, tuvo suerte. En el último momento, desde Madrid, vino el indulto, aunque no fue puesto en libertad ya que permaneció hasta su muerte en el presidio de San Agustín.

Aquel rústico tablado junto al río de cañas y ranas fue desmontado con el mismo ritual que se arranca una vida.

Nota: A.P.R.S.: Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

3 Responses to "Un condenado a muerte por sodomía. El patíbulo en la Valencia del siglo XIX"

  1. Javier Luna  28 de agosto de 2013 at 19:13

    La pormenorizada descripción que hace Rafael Solaz nos permite descubrir rituales inaceptables, pero comprensibles en un contexto histórico de la época en que se produjeron.
    Texto e ilustraciones de un artículo que no puede ni debe dejar indiferente a quienes entendemos que lo más valioso del ser humano es su vida y su dignidad.

    Responder
  2. Julio Cob Tortajada  1 de septiembre de 2013 at 00:05

    Es triste observar el que las sentencias en la via pública han sido siempre una especie de distracción para el pueblo. Logicamente esto es visto desde la perspectiva actual, cuando el nivel de analfabetismo desde el mediovo al siglo XIX nada tiene que ver con el actual que es inexistente, al menos en nuestro entorno occidental. Y en ese contexto aquellas ejecuciones era un motivo de fiesta para una población que acataba las sentencias como algo normal. Desconocía el lugar que nos cita Rafael Solaz en estas ejecuciones. Por esto seguir estos comentarios es descubrir una parte oculta de nuestro pasado para enriquecernos con su rico anecdotario.

    Responder
  3. Pingback: La Valencia sodomita: Castigos en la historia por la homosexualidad - valenciabonita

Leave a Reply

Your email address will not be published.