BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

Un partido político de viejos

wpid-Enrique-Arias-VegaEnrique Arias Vega

No me gustan casi nada los viejos.

Lo digo con conocimiento de causa, pues hace tiempo que soy uno de ellos.

Por eso, ahora que algunos propugnan un partido político compuesto en exclusiva por personas mayores, por jubilados, como si eso fuera el bálsamo de fierabrás, como si ello mismo supusiera la solución de los problemas España, me pongo a temblar.

En el fondo, semejante ocurrencia —una variante de la famosa “transversalidad”, que dice reunir a personas con intereses antagónicos— no pretende sino debilitar más a unos partidos políticos ya de por sí desprestigiados y no es otra cosa que una variante del populismo antisistema para destruir la democracia tradicional. ¿Que podríamos imponer nuestras razones los nueve millones de viejos del país? Por supuesto que sí. ¿Pero cuáles son esas razones que nos unen más allá de las que nos separan?

En el fondo, el suyo es el mismo razonamiento del fascismo, del partido único. ¿Qué más fuerza puede haber si estamos todos juntos en un solo partido que nos represente? ¿Qué más lógico que unamos nuestras fuerzas si resulta que todos —salvo el líder, claro está— somos iguales?

La manipulación de un solo partido —la Historia lo ha demostrado con creces— es más fácil que la de varios. ¡Y no te cuento si es uno de personas dependientes, como sería el caso de los mayores!

Todas las demagogias son, pues, oportunistas, como las curas milagrosas, esas nuevas religiones que dicen traer la paz universal —y que luego caen en rituales autodestructivos—, los partidos políticos que prometen altos salarios para todos…

Conmigo, pues, que no cuenten, que intento llevar una vida lo más activa que puedo y pensar por mí mismo sin que vengan otros a aprovecharse de mí.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.