Una mujer que deja de trabajar por embarazo puede mantener la condición de «trabajadora»

Una mujer que deja de trabajar o de buscar trabajo debido a las limitaciones físicas propias de la última fase del embarazo y del período subsiguiente al parto puede mantener la condición de «trabajadora»

Para ello es necesario que la mujer se reincorpore a su trabajo o vuelva a encontrar empleo dentro de un período de tiempo razonable tras el nacimiento de su hijo En el Reino Unido, el complemento de ingresos («income support») es una prestación que puede concederse a algunas categorías de personas cuyos ingresos no superen un importe determinado. En concreto, las mujeres embarazadas y las que hayan dado a luz pueden solicitar dicha prestación durante el período de tiempo inmediatamente anterior y posterior al parto. No
obstante, las «personas de origen extranjero» (esto es, los solicitantes que no tengan su residencia habitual en el Reino Unido) no tienen derecho a recibir la prestación, salvo que hayan
adquirido la condición de trabajadores en el sentido de la irectiva sobre el derecho de los ciudadanos de la Unión a la libre circulación y residencia.

La Sra. Saint Prix, de nacionalidad francesa, llegó al Reino Unido el 10 de julio de 2006, donde trabajó, principalmente como profesora de apoyo, entre el 1 de septiembre de 2006 y el 1 de
agosto de 2007. A principios de 2008, estando embarazada, trabajó temporalmente en escuelas infantiles. El 12 de marzo de 2008, embarazada de casi seis meses, dejó dicho trabajo, ya que
cuidar niños pequeños le exigía un esfuerzo que en ese momento le resultaba excesivo. La solicitud de complemento de ingresos que presentó posteriormente fue denegada por la Administración británica, por entender que había perdido la condición de trabajadora. La Sra. Saint Prix se reincorporó a su trabajo el 21 de mayo de 2008, tres meses después del nacimiento de su
hijo.

La Sra. Saint Prix recurrió ante la Supreme Court of the United Kingdom (Tribunal Supremo del Reino Unido), y dicho órgano jurisdiccional pide que el Tribunal de Justicia determine si una mujer que deja de trabajar o de buscar trabajo debido a las limitaciones físicas propias de la última fase del embarazo y del período subsiguiente al parto mantiene la condición de «trabajadora», en sentido del Derecho de la Unión.

En su sentencia dictada hoy, el Tribunal de Justicia considera que las mujeres que se encuentren en la situación de la Sra. Saint Prix pueden mantener la condición de «trabajadoras». Para apoyar su razonamiento, el Tribunal de Justicia recuerda que los ciudadanos de la Unión que ya no ejerzan ninguna actividad podrán mantener, no obstante, la condición de trabajadores en eterminados casos (incapacidad laboral temporal, paro involuntario o formación profesional).

El Tribunal de Justicia señala que la Directiva sobre el derecho de los ciudadanos de la Unión a la libre circulación y residencia no enumera de forma exhaustiva las circunstancias en las que los trabajadores migrantes pueden seguir disfrutando de la condición de trabajadores pese a haber perdido su empleo. En cualquiera de los casos, la Directiva, que persigue explícitamente facilitar el ejercicio del derecho de los ciudadanos de la Unión a la libre
circulación y residencia en el territorio de los Estados miembros, no puede limitar por sí misma el alcance del concepto de trabajador, en el sentido del TFUE. De la jurisprudencia del Tribunal de Justicia se desprende que tanto la consideración de trabajador, en el sentido del TFUE, como los derechos que se derivan de dicha condición, no dependen necesariamente de la existencia o de la permanencia efectiva de una relación laboral.

En estas circunstancias, el hecho de que las limitaciones físicas propias de la última fase del embarazo y del período nmediatamente posterior al parto obliguen a una mujer a dejar de ejercer una actividad por cuenta ajena durante el período necesario para restablecerse no puede privarla, en principio, de la condición de «trabajadora». Efectivamente, aunque en la práctica la persona
afectada no haya estado presente en el mercado de trabajo del Estado miembro de acogida durante algunos meses, ello no implica que haya dejado de pertenecer a dicho mercado durante ese período, siempre que se reincorpore a su trabajo o vuelva a encontrar empleo dentro de un plazo razonable contado a partir del parto. De otro modo, las ciudadanas de la Unión se verían disuadidas de ejercer su derecho a la libre circulación, porque correrían el riesgo de perder la condición de trabajadoras en el Estado de acogida.

El Tribunal de Justicia precisa que, para determinar si puede considerarse razonable el período transcurrido entre el parto y la reincorporación al trabajo, el órgano jurisdiccional nacional debe
tener en cuenta todas las circunstancias específicas de cada caso concreto, así como las normas nacionales que regulen la duración del permiso de maternidad.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.