Al lomo de un caballo de cartón. Fotógrafos de estudio y calle

Uno de los problemas más difíciles de resolver a los que se enfrentaron en general los fotógrafos, fue el retratado de los niños por aquello que éstos debían de permanecer inmóviles -cosa imposible- al momento del disparo de la cámara, especialmente en épocas en que la exposición era más larga.

Pronto los profesionales se las ingeniaron en la manera de que un niño permaneciera quieto o al menos entretenido. Un juguete era la solución. Hay miles de fotografías en las que niñas y niños sostienen en sus manos una muñeca, un aro, un cochecito, un balón, un pequeño carrito de madera o… van subidos a un caballito de cartón.

Foto minutera. Playa de la Malvarrosa, años 30. A. P. R. S.

Foto minutera. Playa de la Malvarrosa, años 30. A. P. R. S.

Hay miles de fotografías en las que niñas y niños sostienen en sus manos una muñeca, un aro, un cochecito, un balón, un pequeño carrito de madera o… van subidos a un caballito de cartón.

Niño en caballito de cartón. Foto Rodríguez, Cabanyal, ca. 1918. A. P. R. S.

Niño en caballito de cartón. Foto Rodríguez, Cabanyal, ca. 1918. A. P. R. S.

En Valencia hemos visto que todos los antiguos fotógrafos poseían en su estudio este tipo de juguetes: Llopis, Quilis, Rodríguez, Vidal, Crespo, Grollo… y especialmente el francés Julio Derrey, verdadero especialista en la fotografía infantil.

Recordamos en nuestra adolescencia a una fotógrafa “minutera” que permanecía en las alameditas de Serranos, a la entrada del Pont de Fusta en el antiguo cauce. Tenía un caballito negro de cartón repintado, junto a su vieja cámara y trípode de madera con cubito de cinc colgado y fotografías pegadas al cajón que formaba parte del “laboratorio”. Su presencia pintaba una evocación apagada, oscura, como lo era su vestido, y el de aquel caballito con el lomo desgastado. Aquella señora, entrada en años, revelaba la foto en apenas un minuto y la entregaba todavía húmeda o recién secada con un trapo. Transeúntes de la otra “part del riu”, de poblaciones vecinas que iban o venían de la estación del ferrocarril de vía estrecha, montaban a sus pequeños en aquel corcel renqueante, de cartón barnizado. Fotografía y vida. A aquella fotógrafa permaneció hasta entrados los años 60 y con ella desapareció parte de aquella imagen pintoresca del Pont de Fusta.

Recordamos en nuestra adolescencia a una fotógrafa “minutera” que permanecía en las alameditas de Serranos, a la entrada del Pont de Fusta en el antiguo cauce. Tenía un caballito negro de cartón repintado

También el “minutero” Lázaro se acompañó de un toro y un caballo para sus iconografías de fondo marinero, típicas fotografías de arena y olas junto a los merenderos del Cabanyal, Termas y Malvarrosa. En sus copias de papel y sal, una leyenda breve: “Playa de Valencia. Foto Lázaro”.

Niño en caballito de cartón. Valencia 1943. A. P. R. S.

Niño en caballito de cartón. Valencia 1943. A. P. R. S.

También el “minutero” Lázaro se acompañó de un toro y un caballo para sus iconografías de fondo marinero, típicas fotografías de arena y olas junto a los merenderos del Cabanyal, Termas y Malvarrosa

Aquellos caballos provistos de plataformas con ruedas eran momentáneos, fugaces, como efímeros eran los barracones de madera y cañizo y los fotógrafos que revelaban imágenes en “un minuto” de aquellos niños subidos al lomo de una vida de cartón.

A. P. R. S. = Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

3 Responses to "Al lomo de un caballo de cartón. Fotógrafos de estudio y calle"

  1. Javier Luna  18 de abril de 2014 at 22:28

    Rafael Solaz, además de amigo, es conocedor de la pasión de muchos de quienes lo somos -entre los que me cuento- por la fotografía.
    De justicia es de agradecerle su artículo plagado de añoranzas de un pasado que aún permanece en nuestra memoria y en nuestro corazón.
    La fotografía de entonces, con su carácter “artesanal y mágico”. fué evolucionando a técnicas que mejoraban los procedimientos en cuanto al revelado y a la calidad en la obtención de las copias impresas en papel.
    El presente, en un mundo ya absolutamente digitalizado, nos permite utilizar nuevos y muy diversos dispositivos. Sin embargo, como amantes de la fotografía, seguiremos utlizando nuestra querida e inseparable cámara y sus correspondientes accesorios.
    No puede ni debe perderse el valioso testimonio que la fotografía dejó en el pasado y sigue dejando en la actualidad. ¿ Porqué no también en el futuro ?.

    Responder
  2. Julio Cob  18 de abril de 2014 at 23:19

    La aportación del caballo a la humanidad ha sido de tan vital importancia que sólo una especie de semejante nobleza, fuerza y sacrificio ha hecho posible su evolución en todos los campos. Poder, laboriosidad y amistad ha servido a todas la clases sociales y la impronta de la caballerosidad de los caballeros quizá se haya ido forjando al lomo de tan noble animal, que con sólo pasar la mano por su hocico te lo has ganado para siempre. ¿Cómo no iba a servir para repartir felicidad a los niños aprovechando sus virtudes? Juegos, posados y trotes imaginarios hace cambiar felizmente el semblante del mundo infantil y el “fotógrafo minutero” cliquea la máquina eternizando el tiempo. Rafael Solaz nos muestra su álbum de recuerdos a caballo de sus conocimientos. Gracias.

    Responder
  3. Luis Carrasco  21 de abril de 2014 at 19:59

    cuanto tiempo un minuto…………….
    hoy en un minuto hacemos 40 fotos, las enviamos a 20 países y a 100 personas, las retocamos, las colgamos en 5 redes, las twitemos y retwiteamos…………….
    y todo en un minuto
    ¿acaso es mejor?, si acaso es más global……pero menos entrañable.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.