Las mojigangas. Burros, cestas, zancos, hierbas y… Don Tancredo en 1893

Cartel de Mojigangas en 1893. A. P. R. S.

Cartel de Mojigangas en 1893. A. P. R. S.

La mojiganga es un espectáculo en la que se mezcla el entremés, la danza y la música. Una especie de teatro callejero ofrecido por actores ambulantes como danzantes carnavalescos. En tierras valencianas arraigaron estas representaciones y como huellas permanecen antiguas danzas en Titaguas (Mojiganga) y Algemesí (Muixeranga).

En el llamado toreo bufo participaban esperpénticos personajes convertidos en lidiadores.

Otros géneros de la mojiganga fueron los espectáculos ofrecidos en las plazas de toros. En el llamado toreo bufo participaban esperpénticos personajes convertidos en lidiadores. Pantomimas cómicas de gran arraigo valenciano que convertían en parodia lo serio y lo trascendental.

En marzo de 1893, coincidiendo con las fallas de San José, en la plaza de toros de Valencia, tuvieron lugar unas extraordinarias pantomimas. Con el título de mojigangas se presentaba Tancredo López Martín “Don Tancredo” (Valencia, 1862-1923), popular personaje vestido y pintado de blanco, permanecía inmóvil como estatua en un pedestal ante un desconcertado toro embolado. Don Tancredo o El “Hipnotizador” como también le llamaban, murió en el Hospital General de Valencia en la más absoluta miseria.

En marzo de 1893, coincidiendo con las fallas de San José, en la plaza de toros de Valencia, tuvieron lugar unas extraordinarias pantomimas.

Dos banderilleros de esta esperpéntica corrida fueron “El Hombre Hierba”, un artista forrado de hojarasca, junto a “El hombre cesta”. Aparecía entonces “Don Elástico” un gigantón (utilizaba zancos) con levita y sombrero de copa que ante el toro se hallaba un poco más indefenso que sus compañeros.

Otros participantes eran: “El médico y el enfermo” con el célebre “Doctor Gandul”, “El enano de tres pies”, “Los indios bravos” o “El picador en burro”. Para diversión popular se soltaba una vaca que los espectadores podían lidiar. Todo por un real de peseta.

Llapisera y sus ayudantes. Año 1925. A.P.R.S.

Llapisera y sus ayudantes. Año 1925. A.P.R.S.

El título “Charlotada” nació a principios del siglo XX de la mano  de Rafael Dutrús “Llapisera”.

El Hombre Hierba y Don Elástico, año 1893. A. P. R. S.

El Hombre Hierba y Don Elástico, año 1893. A. P. R. S.

Pablo Celís sería el creador de “El Bombero Torero”, iniciador de una saga de artistas. El título “Charlotada” nació a principios del siglo XX de la mano de Rafael Dutrús “Llapisera” (Cheste 1892-Valencia 1960). En su espectáculo incorporaba otros personajes como “Charlot” y “El Botones”. Dutrús fue el creador, en 1931, de “La Banda del Empastre”, conjunto que ofrecía el carácter musical a estas funciones. Y el recuerdo para Ángel Villaverde “Don Canuto”, “gran torero” integrante de esta banda. Los “Enanitos Toreros” surgieron después.

A principios del siglo XX se vieron personajes foráneos como “Raku y el Sansón Moderno”, “Las bailarinas Toreras” o un hilarante “Marqués de Caravaca”.

El carácter burlesco-satírico de estas representaciones casi ha desaparecido de los ruedos. Hoy, desgraciadamente, tan sólo se contemplan espectáculos “serios” salpicados de sangre, rabo y oreja.

(Nota) A. P. R. S. : Archivo Privado de Rafael Solaz.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

2 Responses to "Las mojigangas. Burros, cestas, zancos, hierbas y… Don Tancredo en 1893"

  1. Javier Luna  17 de octubre de 2013 at 15:45

    Rafael Solaz nos asombra, una vez más, con una pormenorizada descripción de usos y costumbres de la época del relato y, fundamentalmente, de hechos que forman parte de la idiosincrasia de un pueblo como el valenciano, al que muy dificilmente puede encontrársele una variante/vertiente comparativa que lo iguale o supere en otras latitudes.
    Nombres como los citados en el artículo, nos permiten recrear y recordar ambientes y actuaciones que sólo precisaban de valor e imaginación para lograr la diversión y los aplausos del público que acudía en aquel entonces a los espectáculos.

    Responder
  2. Julio Cob Tortajada  19 de octubre de 2013 at 00:41

    Valencia, tierra de artistas y de músicos, la de una banda musical en cada uno de sus pueblos. No es de extrañar que de todo este crisol hayan surgido geniales personajes que saltaran a la arena del albero imitando a nuestra fiesta nacional por excelencia con un variado repertorio. Y de todos estos números, entre satíricos y serios, surgian personajes de los que nos habla Rafael Solaz en esta ocasion de su periódica cita, para informarnos y enriquecernos de un pasado en el que recorriendo las plazas de toros, el nombre de Valencia surgía por doquier haciendo patria chica para nuestro orgullo y satisfacción. Gracias.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.