Malala Yousafzai y Satyarthi Kailash recibieron el Nobel de la Paz en Noruega

El rey Carlos Gustavo de Suecia entregó, este miércoles, los Premios Nobel a diez hombres y una mujer, en una ceremonia que se celebró en la Sala de Conciertos de Estocolmo y a la que asisten más de 1.500 invitados y que dio inicio a las 16:15, hora local.

Carlos Gustavo entregó los premios de Medicina, Física, Química, Literatura y Economía, mientras que el de la Paz se dio más temprano en Oslo, tal y como estableció Nobel, quien creó estos galardones como última voluntad para reconocer los avances “que más beneficio reporten a la humanidad”.

Satyarthi Kailash enseñando su premio. (Foto-AFP)
image-155637

Satyarthi Kailash enseñando su premio.

“Una joven y un hombre algo mayor, una paquistaní y un indio, una musulmana y un hindú, ambos símbolos de lo que este mundo necesita: más unidad, fraternidad entre naciones”, dijo el presidente del comité Nobel, Thorbjoern Jagland, antes de entregar los premios en la alcaldía de Oslo.

Luego de recibir su premio, Satyarthi afirmó: “Unamos al mundo a través de la compasión por nuestros hijos. ¿Cuántas niñas permitiremos que no sean rescatadas? Yo represento aquí el sonido del silencio, el llanto de los inocentes y la cara de los invisibles. Me niego a aceptar que todos los templos, las mezquitas, las iglesias y las casas de oración no tengan lugar para los sueños de nuestros hijos”.

El discreto activista indio que lucha contra el trabajo infantil además aseguró: “Me niego a aceptar que todas las leyes y constituciones, los jueces y la policía no sean capaces de proteger a nuestros hijos. Y también me niego a aceptar… Sólo una semana del gasto mundial en ejércitos es suficiente para que todos nuestros niños puedan estudiar en las aulas”.

En otro pasaje de su discurso, Satyarthi indicó: “Desafío a la cultura del silencio. Hoy en día, veo a miles de Mahatma Gandhis, Martin Luther Kings y Nelson Mandelas marchando hacia adelante y pidiendo por nosotros”.

“Hoy, más allá de la oscuridad, veo las caras sonrientes de los niños en las estrellas parpadeantes. Siente al niño que hay dentro de ti y escucha a ese niño”, concluyó el coganador del Nobel de la Paz.

Luego fue el turno de Malala Yousafzai, quien señaló: “Este premio no es sólo para mí, sino también para todos aquellos niños olvidados que quieren educación. Esto es para aquellos niños sin voz que quieren un cambio”.

“Yo apenas soy una persona comprometida y testaruda que quiere ver a todos los niños obtener una educación de calidad”, agregó la defensora del derecho a la educación de las mujeres.

“Los terroristas trataron de detenernos y nos atacaron a mí y a mis amigos el 9 de octubre de 2012, pero sus balas no pudieron derrotarnos”, añadió la adolescente de 17 años.

En este sentido, Malala se preguntó: “¿Por qué llevar armas es fácil, pero llevar libros es tan difícil?”.

“Hemos sobrevivido, y desde ese día nuestras voces han crecido más y más fuerte. Y en la actualidad, somos la voz de 66 millones de niñas en todo el mundo”, señaló Yousafzai.

La activista adolescente además afirmó: “Hemos tenido una falta de educación y, por esto, espero que a partir de ahora no veamos nunca más a un niño privado de ella. Que ésta sea la última vez que a una niña se le dice que la educación es un crimen y no un derecho”.

Los premios más prestigiosos del mundo reconocen este año a los inventores de los diodos de luz azul, a los científicos que desarrollaron la nanoscopia y a aquellos que descubrieron que en el cerebro funciona una especie de GPS que nos ayuda a orientarnos.

Los únicos Nobel que este año se han dado a una sola persona han sido para dos franceses, uno de ellos el economista Jean Tirole, por sus estudios sobre “poder de mercado y regulación”. Esta es la primera vez desde 2008 que el premio de Economía tiene un solo galardonado.

Malala Yousafzai y Satyarthi Kailash recibiendo el galardón (Foto-AFP)
image-155638

Malala Yousafzai y Satyarthi Kailash recibiendo el galardón.

El segundo es el escritor Patrick Modiano, en quien la Academia sueca reconoció por su “arte de la memoria, con el cual ha evocado los más inasibles destinos humanos y desvelado la vida cotidiana de los años de ocupación” alemana en Francia durante la Segunda Guerra Mundial.

Los Premios Nobel siempre se entregan el 10 de diciembre, día en que el falleció en la localidad italiana de San Remo el filántropo e inventor Alfred Nobel.

A la ceremonia, presidida por los reyes suecos, asistirán también la princesa heredera Victoria y su esposo, el príncipe Daniel; el príncipe Carlos Felipe y su prometida, Sofía Hellqvist, así como la princesa Magdalena y su esposo, Christopher O’Neill.

El día se cerrara con una cena de gala, a la que asistirán la familia real, los laureados y cientos de invitados, en el Salón Azul del Ayuntamiento de Estocolmo.

El de la Paz, en Noruega

La gran figura mundial del combate en favor de la educación de las niñas, la adolescente pakistaní Malala Yousafzai, y un veterano activista de los derechos de los niños, el indio Kailash Satyarthi, recibieron este miércoles el Premio Nobel de la Paz.

Solamente tiene 17 años, pero la vida de Malala ya ha llenado libros enteros. Ha sido invitada a la Casa Blanca, al Palacio de Buckingham y al estrado de la ONU, ha escrito su autobiografía y ha recibido múltiples recompensas.

Con el Nobel se convierte en la más joven galardonada de la historia, y su historia particular no termina ahí. En el mundo, 57,8 millones de menores sin escolarizar necesitan voces que los defiendan, en especial los 30,6 millones que son niñas.

“En este mundo, en el que nos creemos tan modernos y desarrollados, ¿por qué hay tantos países donde los niños no piden un iPad o un ordenador sino simplemente un libro o un bolígrafo?”, dijo Malala el martes en rueda de prensa en el Instituto Nobel de Oslo.

La adolescente adquirió fama mundial poniendo su propia vida en juego. El 9 de octubre de 2012, los talibanes interceptaron su bus escolar en su valle natal de Swat y le dispararon una balazo en la cabeza, tras acusarla de profanar el islam.

Jóvenes militantes

Por primera desde el intento de asesinato, el uniforme escolar que llevaba cuando sucedió el atentado será expuesto, con las manchas de sangre, en el centro Nobel de Oslo esta semana.

Dos compañeras de clase que también resultaron heridas en el atentado viajaron para asistir a la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz, que como es habitual, se celebra en el ayuntamiento de Oslo en presencia del rey Harald de Noruega.

Para demostrar que no es una voz aislada, Malala invitó a otras tres militantes de la causa de las niñas: una pakistaní que lucha desde hace ocho años para obtener justicia después de haber sido agredida sexualmente, una joven refugiada siria y una nigeriana de 17 años proveniente de una región asolada por el grupo islamista Boko Haram.

Este grupo, cuyo nombre se traduce literalmente como “la educación occidental es un pecado”, conmocionó al planeta entero este año al secuestrar a 276 estudiantes.

“Desgraciadamente, estas personas que luchan contra la educación carecen ellas mismas de educación o han sido adoctrinadas”, estimó Malala, que nunca dejó de vestir el tradicional velo.

Menos conocido por el gran público, el indio Satyarthi lucha desde 1980 para rescatar a los miles de niños indios que trabajan en fábricas en un régimen de cuasi esclavitud.

“Cuando un solo niño corre peligro, todo el mundo corre peligro. Cuando un niño no puede tener acceso a la educación, es todo el mundo que carece de luz, en mi opinión”, dijo este hombre discreto pero jovial, de 60 años, en la rueda de prensa junto a Malala.

Su organización, Bachpan Bachao Andolan (Movimiento para salvar a la infancia), asegura haber liberado a unos 80.000 niños que trabajaban en fábricas y talleres.

En su cuenta Twitter, Satyarthi anunció a finales de noviembre la liberación de otros 29 niños forzados a trabajar en Delhi; uno de ellos, de siete años de edad.

Aunque el número de niños que trabajan en el mundo ha bajado un tercio desde 2000, aún son 168 millones, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los otros Premios Nobel serán entregados un poco más tarde en Estocolmo. Todos ellos recibirán una medalla de oro, un diploma y un cheque de 8 millones de coronas suecas (857.000 euros).

VLCNoticias|Redacción

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.