Paralelismos deportivos y sociales

Ha llegado el parón liguero y el Valencia, tras un inicio de curso agitado en lo deportivo y lo social, respira con cierto alivio a tenor de cómo empezó la temporada y donde está, deportivamente, el equipo ahora. Cuatro victorias consecutivas y un empate en San Mamés han bastado para que las aguas, agitadas tradicionalmente en el club blanquinegre, bajen algo más tranquilas.

Con Djukic cuestionado a las primeras de cambio hasta que llegó Emery para palmar con el Sevilla, y una plantilla en la que al parecer había más de un incendio, el Valencia respira para asimilar su nuevo estatus deportivo en a penas treinta días frenéticos en los que se ha pasado del blanco al negro y viceversa sin solución de continuidad.

Aunque hay cosas que son irrefutables, existen muchos paralelismos deportivos y sociales en todos los estratos del club. La plantilla del Valencia no tiene un lider claro. Es evidente que muchos jugadores no están a gusto, porque ni creen en ellos mismos, ni mucho menos en el club al que representan. Y en medio de este marrón está Djukic, que pese a conocer bien la entidad -al menos eso creíamos algunos- le toca lidiar con los egos de dentro y los de afuera… En lo social pasa un poco lo mismo con una deuda que asusta, un campo parado y con el futuro hipotecado. Con todo, ha llegado el nuevo consejo para sacar adelante a la entidad. Y en medio de todo y de la nada la Fundación, amordazada por el aval y la deuda que arrastra el club, y sin saber muy bien el aficionado si equilibra el poder o por el contrario lo atesora…

Y… ¿Qué dice Mestalla? Pues la afición en lo deportivo solo pide compromiso, actitud, ganas de competir, nobleza y entrega de sus jugadores en cada partido. Pide ese compromiso para los veintitantos profesionales que conforman la plantilla para batirse el cobre y partirse el pecho por la camiseta que lucen en los terrenos de juego. La afición en lo social también exige al consejo que de una vez por todas ponga a la entidad en el lugar que corresponda. Quiere un consejo fuerte, sin fisuras, que demuestre su actitud, sus ganas de trabajar por el club y que aporte soluciones en el terreno de juego socio-económico.

Porque la afición está harta del postureo, de las medias verdades, de las grandes mentiras, de las palabras grandilocuentes y vacuas; de los que están para hacerse la foto y trincar lo que se pueda mientras el enfermo diga sus últimas palabras. La afición quiere unidad; de lo deportivo, de lo social, de lo económico. Y no guerras internas, juego subterráneo, rajes a destiempo, o como ya no tengo un duro, si te he visto ni me acuerdo…

Así que será cuestión de tiempo comprobar si Djukic es capaz de conseguir que sus veintitantos jugadores se van a dejar la piel en cada partido y van a devolver la ilusión a Mestalla. O de ver si Amadeo Salvo, su consejo y la Fundación -aval de Bankia, Proyecto GloVal mediante- están capacitados para sacar al Valencia Club de Fútbol y sus 94 años de historia de la tremenda crisis financiera, social y deportiva que vive la entidad de la Avenida de Suecia. Porque la afición perdona, se adapta y siente el club, pero los bancos ni perdonan, ni se adaptan, ni sienten.

Francisco Estellés | @siskoestelles | Periodista | www.semprevalencia.com

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.