Tres libros valencianos. Tres joyas desaparecidas

En fecha tan señalada para todos los valencianos como es el 9 de Octubre, la Valencia Rescatada de Rafa Solaz se viste de gala, pensamos que para deleite de  los lectores de VLC Noticias,  con un emotivo artículo en el que une sus dos grandes pasiones: el amor a su tierra, Valencia, y su vocación bibliográfica.De manera sucinta, pero intensa, nos acerca a la historia, trágica por cierto, de dos famosos incunables valencianos, y a la de un importante impreso del XVI, con un apunte, igualmente connotativo,  del libro perdido de Timoneda sobre el marro de punta.Pero Rafa Solaz nos devuelve la esperanza de la futura aparición de alguna de estas joyas bibliográficas, tesoros del patrimonio de nuestro pueblo y de nuestra historia.
El postrero vestigio de la Biblia Valenciana, concluida en 1478. En la imagen la última página impresa, con el colofón.

El postrero vestigio de la Biblia Valenciana, concluida en 1478. En la imagen la última página impresa, con el colofón.

TRES LIBROS VALENCIANOS, TRES JOYAS DESAPARECIDAS

Religión, Ajedrez e Historia entre cenizas y sombras

Un manuscrito es ejemplar único y está expuesto a cualquier tipo de catástrofe o decisión destructiva. Por ejemplo un incendio. Sin embargo es distinto que esto ocurra con una edición impresa donde salen a la luz un buen número de copias. Fijémonos en la desaparición de tres importantes obras valencianas impresas en los siglos XV y XVI.

El caso de la Biblia Valenciana de fray Bonifacio Ferrer es bastante conocido. Este incunable de 1478 fue impreso en valenciano y es considerado la más antigua traducción impresa de la Biblia en cualquier lengua románica.

El caso de la Biblia Valenciana de fray Bonifacio Ferrer es bastante conocido. Este incunable de 1478 fue impreso en valenciano y es considerado la más antigua traducción impresa de la Biblia en cualquier lengua románica. La Inquisición promulgó la orden de destruir todos los ejemplares de aquellas Biblias escritas en lenguas vulgares. Fueron quemados todos los ejemplares y tan sólo se salvó la última hoja de la obra que, casualmente, apareció en el archivo de la cartuja de Porta Coeli pasando por la alquería de Bellver, en Benicalap. Tras ser exhibida a principios del siglo XX fue adquirida por la Hispanic Society de Nueva York, donde permanece.

Portada del libro: En pos del incunable perdido, José A. Garzón, 2001.

Portada del libro: En pos del incunable perdido, José A. Garzón, 2001.

Francesc Vicent, de Segorbe, escribió el libro Llibre dels jochs partitis dels schachs, impreso en Valencia en el año 1495, una obra de fundamental importancia ya que se trata del primer libro del mundo con las reglas del ajedrez moderno.

Francesc Vicent, de Segorbe, escribió el libro Llibre dels jochs partitis dels schachs, impreso en Valencia en el año 1495, una obra de fundamental importancia ya que se trata del primer libro del mundo con las reglas del ajedrez moderno. Tan sólo se conoció un ejemplar registrado en la biblioteca del monasterio de Monserrat. Dijeron que el libro desapareció tras un incendio ocurrido en la guerra de la Independencia. Pero hay pruebas que el incunable fue vendido fraudulentamente. El historiador José Antonio Garzón ha dedicado parte de su vida a investigar su paradero e incluso fue el iniciador del premio Von der Lasa que ofrece una recompensa a quien localice cualquier ejemplar en el mundo. Wanted, reward is offered. Valencia ha sido considerada y admitida como la cuna del ajedrez moderno. Merece recordarse que otro protolibro valenciano, este sobre el juego de damas, El Ingenio, o juego del marro de punta,  de Juan Timoneda, (Valencia, 1547) hoy en día se considera lamentablemente perdido.

Portada de la tercera parte de la Crónica de Valencia de Martín de Viciana, impresa en 1564. Obsérvese que en el pie se menciona el Privilegio Real inserto en la primera parte.

Portada de la tercera parte de la Crónica de Valencia de Martín de Viciana, impresa en 1564. Obsérvese que en el pie se menciona el Privilegio Real inserto en la primera parte.

La Crónica de Valencia (1566) de Martín de Viciana constaba de cuatro partes. La primera, desapareció sin rastro, precisamente la que trataba sobre la descripción de la ciudad de Valencia.

La Crónica de Valencia (1566) de Martín de Viciana constaba de cuatro partes. La primera, desapareció sin rastro, precisamente la que trataba sobre la descripción de la ciudad de Valencia. Viciana la cita continuamente en sus otros volúmenes de la obra. En la II y III parte consta imprimirse con Privilegio Real según se contiene en la primera parte desta Chronyca. Ninguna noticia de la misma hasta la fecha.

Tres joyas fundamentales del Humanismo valenciano desaparecieron, cada una de forma distinta pero todas unidas entre las sombras del misterio y el fuego purificador. Sin embargo entre las cenizas siempre hay rescoldos. La esperanza del crimen imperfecto.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

5 Responses to "Tres libros valencianos. Tres joyas desaparecidas"

  1. Alfonso Ávalos  8 de octubre de 2013 at 19:38

    Un momento cumbre en la Valencia Rescatada: Rafa Solaz nos acerca, con su habitual maestría y hondura, combatiendo el olvido, a la intrahistoria de 3 libros valencianos, únicos en su género, ya que sin ninguna duda todos ellos llegaron a imprimirse y probablemente tuvieron una gran aceptación. Como nos recuerda el gran escritor venezolano Fernando Báez en su Nueva Historia Universal de la destrucción de libros, citando a Heine: “allí donde queman libros, acaban quemando hombres”, el sino trágico de los libros es también el de la humanidad. Confiemos que el Premio Von der Lasa agité la con conciencia de bibliófilos y coleccionistas de todo el mundo y el incunable de ajedrez de Francesch Vicent regresé a Valencia tras su largo exilio.

    Responder
  2. Javier Luna  8 de octubre de 2013 at 23:08

    La identidad y el orgullo de ser valencianos, en tan señalada comnemoración del “9 d´Octubre”, se acrecienta significativamente con el permanente, titanico e incansable esfuerzo investigador de Rafael Solaz.
    Vecino como soy de Benicalap y conocedor de su historia, es un dato relevante al que se hace mención cuando se habla de la “Biblia Valenciana” indicándose que su última hoja estuvo en las Alquerías de Bellver; desgraciadamente ni el espacio disponible en el artículo ni en el comentario nos permite desgranarlo con detalle.
    Debemos ser conscientes, todos/as, de nuestra responsabilidad en la recuperación de las joyas bibliográficas referenciadas y de otras muchas, pues son un valioso Patrimonio de la Cultura del Pueblo Valenciano por una parte y de la Humanidad por otra.

    Responder
  3. Alberto Gómez  9 de octubre de 2013 at 00:17

    Que gran trabajo amigo, Un abrazo !!!!

    Responder
  4. Francisco J. Darijo Frontera  10 de octubre de 2013 at 11:07

    Si, cuatro joyas de la cultura valenciana que hoy se encuentran desaparecidas.
    Pero debemos congratularnos de tener esas dos “joyas” valencianas, puntas de lanza en la investigación y recuperación de nuestro patrimonio cultural, que son José Antonio Garzón y Rafael Solaz.

    Responder
  5. Julio Cob Tortajada  12 de octubre de 2013 at 00:52

    Valencia fue la cuna del primer movimiento literario europeo con su Siglo de Oro de la Lengua Valenciana del que bebieron otros. Antes Teresa de Jesus, tuvimos A Isabel de Villena; antes de Cervantes, a Joan Martorell y antes de Quevedo a Jaume Roig. No es de extrañar que ante tanta riqueza cultural algunas de sus obras sufrieran de las sombras de su tiempo. Rafael Solaz, investigador insaciable de su gran pasión, la bibliografía, nos enseña en esta ocasión de tres sucesos que tan solo podían suceder en aquellos años gozosos, merced al aporte cultural que llenan las páginas de nuestra historia.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.